Rosa Dávila: "El objetivo es crear en 2016 en torno a 60.000 empleos"

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ

La Consejera de Hacienda del Gobierno regional analiza en esta entrevista las líneas maestras de su primer presupuesto, el que presentará hoy mismo en el parlamento regional. Rosa dávila destaca el «marcado carácter social» de las cuentas de la Comunidad autónoma del próximo año

Este es el primer presupuesto que crece de los últimos seis años. ¿Se acabaron las penurias? No, porque seguimos con condicionantes -sobre todo los que devienen de la regla de gasto- que imponen un presupuesto que no puede crecer por encima del 1,8%, con lo que la capacidad de la Comunidad Autónoma de expandir su presupuesto no se puede reflejar en las cuentas. Canarias, quiere seguir siendo cumplidora de los objetivos de déficit, de deuda, de gasto... pero tiene beneficios frente a otras comunidades que deben seguir recortando. Y eso se debe al magnífico trabajo de mis antecesores en una etapa muy complicada que han dejado una administración saneada.

Una limitación que van a tener que aplicar unos años más, a pesar de ese crecimiento. Queremos llegar al déficit cero en 2018, pero también vamos a trabajar para que impere el sentido común respecto a la regla de gasto. Que cuando tienes ingresos no los puedas aplicar en el presupuesto de gastos, es un condicionante tan grave que impide que el propio presupuesto ayude a solventar necesidades básicas y coadyuvar al crecimiento económico. Ha llegado el momento en que la aplicación de la regla de gasto pierde todo el sentido. Por eso pedimos flexibilidad para las autonomías cumplidoras.

¿Y cree que se va a aplicar ese sentido común que reclama? Es que nadie puede entender, por ejemplo, que haya corporaciones locales con dinero en el banco y no lo puedan pasar a su presupuesto para atender necesidades básicas de sus vecinos por la aplicación de la regla de gasto, aún teniendo deuda cero o déficit cero. Habrá que revisar las reglas de la ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera porque estamos cayendo en la contradicción. Canarias ha hecho un esfuerzo monumental y recortes potentes, y ahora que llega el momento del despegue y la recuperación, tenemos que poder dotar suficientemente partidas que han sido esenciales, no solo sociales, sino que ayuden a la recuperación de sectores productivos. Hay comunidades que hemos cumplido, que hemos hecho un esfuerzo y hay garantías de solvencia que pueden permitirle -porque necesitan- crecer por encima del 1,8%.

¿Y para eso, y a la vista del momento dulce que vive Canarias con el Gobierno central le interesaría que siga el PP en La Moncloa? No, en absoluto. Aunque todo parece indicar que no habrá mayorías absolutas y por tanto, tiene que imperar un mayor nivel de diálogo que en años anteriores. Nuestro interés es trabajar duro estos cuatro años independientemente de lo que digan las urnas el 20 de diciembre.

Respecto al año pasado hay en torno a 400 millones más. ¿No es un poco pretencioso decir que es el presupuesto del despegue o que se va a impulsar el crecimiento económico? El presupuesto es de 7.071 millones y la capacidad de gasto está limitada al 1,8% Si hablamos de presupuesto de gasto, estamos hablamos de una subida en torno a 60 millones. Lo que hemos dicho es que éste es el presupuesto del despegue, no deja a nadie atrás. La economía está creciendo y los presupuestos deben acompañar ese crecimiento, tiene que ayudar a los sectores productivos, sobre todo en internacionalización de la economía, investigación, desarrollo... aunque la orientación es claramente social.

¿Qué medidas concretas incluyen estas cuentas para apoyar a los sectores productivos? Crecen todos los departamentos y políticas de forma notable, aunque el apoyo a los sectores productivos crece un 18,1%, con medidas que ya desgranará el consejero de Economía. Los presupuestos no hacen que crezca la economía, sino que deben garantizar los servicios básicos, la atención a quien más lo necesita, y son una herramienta económico-financiera y fiscal. Éstos siguen siendo unos presupuestos de ajuste, especialmente volcados en políticas sociales. Los indicadores del PIB están al alza e incluso el BBV dice que se puede alcanzar el 3,5%. Eso se debe traducir en que los presupuestos ayuden a que la salida de esta crisis sea justa, solidaria y ayude a quien más difícil lo tiene, especialmente en materia de empleo, vivienda o la PCI, que pasa de 28 a 52 millones. Al mismo tiempo, debe ayudar a producir el necesario impulso a los sectores económicos.

A pesar de esa previsión de crecimiento de casi un 3% del PIB, el paro se mantendrá en un 28,5%. Nuestras previsiones, por el crecimiento económico, son de creación de empleo. Hemos elaborado el presupuesto sobre un escenario macroeconómico de crecimiento del 2,8% del PIB y una generación de empleo de en torno a 60.000 puestos de trabajo. Esto significaría que la tasa de paro se situaría en el 28,5% que sigue siendo escandalosamente alta. Hay que hacer un esfuerzo colectivo no sólo por crear empleo, sino por que sea de calidad, porque estar trabajando no es garantía de salir de la pobreza.

NC o CC OO han planteado la creación de una tasa turística. ¿Lo ha contemplado el Gobierno? No lo contemplamos porque en este momento el turismo es parte importante del crecimiento. La tasa turística se aplica en grandes ciudades donde se combina ocio, negocio, etc. y su competidor no es otro destino. Además, caeríamos en una incoherencia si pedimos a Aena que no suba las tasas aeroportuarias para que sigan viniendo los turoperadores y al mismo tiempo aplicamos una tasa turística. Ahora lo que corresponde es afianzar el crecimiento económico de Canarias. Cuando se consolide, se podrá afrontar una reforma fiscal de calado.

¿Cuándo sería y qué implicará? Probablemente en 2018 y se hará con el conjunto de la sociedad y con el sosiego y la serenidad que requieren estas cuestiones. La crisis se ha llevado por delante las clases medias y la distribución de la riqueza debe poder ser más justa. La gente, en términos generales, se ha empobrecido, y tenemos que tener la herramienta de los presupuestos y la propia fiscalidad para cerrar esa brecha.

El presupuesto prácticamente no recoge variaciones en cuanto a la inversión. ¿A qué se destinará? Crece un 3,5%, pero es importante destacar que mientras otras comunidades siguen haciendo ajustes y recortes, aquí estamos empezando a hablar de crecimiento de todos los departamentos. Moderado y prudente, pero creciendo. Nos gustaría crecer a el mismo ritmo que está creciendo la economía con políticas específicas para cada sector, pero estamos limitados al 1,8% de crecimiento.

¿Es necesario todo el ruido en torno al ITE por un dinero que ni siquiera existe todavía? Es absurdo. Lo primero, es que creo que se debe celebrar la buena noticia porque es un dinero que hace mes y medio nadie preveía, pero se ha armado un lío que precisa un llamamiento a la prudencia y al consenso para decidir la mejor manera de aplicar unos fondos necesarios para las Islas. Lo que esperan los ciudadanos no es esto, no es una respuesta tan virulenta a una propuesta en positivo. El esfuerzo que se nos está yendo por la boca debe ir a favor de la ciudadanía.

¿Cuanto hay de posicionamiento político en estos conflictos con el Cabildo de Gran Canaria? Quiero ser prudente porque los ciudadanos esperan que los gobernantes que eligieron tengan altura de miras, pasen por encima de sus posiciones políticas y arrimen el hombro.