Fiestas del Pino

Romería solidaria y de fe en Teror

09/09/2016

Ayer Teror volvió a ser una fiesta de fe, canariedad y solidaridad. La romería-ofrenda a la Virgen del Pino unió sensibilidades y eliminó fronteras, aunque, eso sí, con algo menos de gente que el año pasado. La única nota triste la puso un incidente con heridos por una carreta. Se recogieron 25.000 kilos de alimentos.

El calor hizo estragos y puede que restó afluencia a la fiesta. Quizás influyó lo suyo el acueducto festivo que se avecina. Lo cierto es que se notó que hubo menos gente que otros años. Las cifras oficiales hablan de 15.000 personas entre participantes y público que ayer no quisieron perderse la romería-ofrenda a la patrona de la diócesis de Canarias, que reunió en Teror a los 21 municipios de Gran Canaria y a agrupaciones folclóricas llegadas de las otras siete islas pobladas del Archipiélago. Acudieron a honrar a la Virgen del Pino, pero, de paso, cumplieron con una tradición de hace 65 años y dieron un ejemplo de solidaridad al entregar 25.000 alimentos destinados a los que peor lo están pasando.

La única nota amarga la puso un incidente con la carreta de San Mateo, que causó tres heridos, dos de los cuales tuvieron que ser trasladados al Hospital Doctor Negrín al presentar lesiones de diversa consideración. En Teror no se recuerda un episodio similar en la fiesta, pero no impidió que la romería siguiese su curso, ni que la comitiva veguera hiciese su ofrenda a los pies del trono de la venerada imagen.

Un año más hubo reboso de tipismo, de medios de comunicación y de políticos, que en algo contribuyeron a generar cierto caos en el trasiego que se montaba en la plaza cada vez que llegaba una de las 22 carretas que ayer desfilaron entre las 15.30 y las 19.30 horas de la tarde. En todo caso, y pese al movimiento de gente, la organización logró al final que cuadraran los tiempos.

Lejos de los flashes, justo detrás de la patrona, decenas de voluntarios se afanaban ayer dentro del templo para clasificar y ordenar los alimentos, que por primera vez fueron introducidos  sobre la marcha en tres camiones refrigerados, donde se guardarán hasta hoy cuando está previsto que acudan las distintas ONG a recogerlos.

Gonzalo Rosario, alcalde de Teror, invitó a seguir sintiendo el Pino; el presidente del Cabildo, Antonio Morales, pidió a la Virgen que ayude a cambiar que haya tanta gente «pasándolo mal», y el obispo de la diócesis, Francisco Cases, instó a que no dejen de venir a ver a la Virgen y recordó que la entrega «vistosa» de alimentos de este miércoles se hace a diario en las parroquias.