Rivero dice que no habla de despidos sino de trabajar media hora más al día

EFE

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha insistido este jueves que a los profesionales del sistema sanitario público les ha pedido que trabajen media hora más cada día, y recordó que no ha hablado de despidos ni de bajar los salarios. Durante la inauguración de la I Jornada Sanidad y Bienestar organizada por el periódico Diario de Avisos, Paulino Rivero indicó que la situación debe verse dentro de las dificultades que ocasiona la crisis económica en todo el mundo. Paulino Rivero manifestó que no ha hablado de despidos y sí de que se dará estabilidad a seis mil trabajadores que tienen contrato temporal, y agregó que tampoco ha hablado de quitar pagas, ni de bajar salarios, "como hacen por ahí". Insistió en que en momentos en los que hay que arrimar el hombro ha pedido trabajar media hora más al día, algo que sería mucho si la jornada laboral fuese de 70 horas a la semana, pero que a su juicio no lo es cuando son 35 horas semanales. El presidente del Gobierno canario explicó que si se dedican recursos a la sanidad no se pueden dar a cultura. Los recursos son los que son y hay que establecer prioridades, igual que en una casa, dijo Paulino Rivero, quien explicó que la prioridad se da en sanidad y educación porque el resto de las áreas atienden asuntos sectoriales, mientras que esas dos tienen que ver con todos los canarios "vivan donde vivan y tengan la condición que tengan". Para el presupuesto de la Comunidad Autónoma para el próximo año se ha hecho un ajuste en gasto corriente, y en todos los contratos externos, y además se han centralizado las compras y dilatado algunas inversiones, porque el Gobierno canario defiende el criterio de que una inversión puede esperar pero la atención a la gente no, añadió Paulino Rivero. Recordó el presidente canario que para el próximo año está previsto que el gasto sanitario se incremente en el 1,5 por ciento con respecto al de 2011, de modo que, junto a educación, que no hace en menor porcentaje, serán las únicas en las que no habrá reducciones económicas. Paulino Rivero defendió la "muy buena" sanidad pública de España y de Canarias, y consideró que muchas veces sin medir las consecuencias desde dentro del sistema sanitario se hacen críticas poco razonables al servicio público. También destacó Paulino Rivero que Canarias es la comunidad autónoma con mayor peso de la sanidad pública tanto con respecto a la privada como a la concertada, algo que no dijo si era bueno o malo, sino una realidad. Y la buena calidad de la sanidad canaria se debe a que en ella hay buenos profesionales y a que ha hecho un enorme esfuerzo con recursos de todos los canarios, agregó. Paulino Rivero dijo que la sanidad canaria funciona con una transferencia del Estado "claramente deficitaria", por lo que indicó que hay una deuda histórica de más de 1.200 millones de euros. El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, afirmó que las administraciones canarias han sabido preparar a Tenerife para afrontar cualquier imprevisto en las mejores condiciones posibles. José Manuel Bermúdez también indicó que la sanidad pública también puede prestarse en centros privados y expresó su orgullo porque la capital tinerfeña albergue numerosos ejemplos de compromisos empresariales comprometidos con un servicio sanitario de calidad, con rigor científico y prestado en condiciones óptimas.