Rivero acusa al Gobierno marroquí de haber utilizado a los inmigrantes subsaharianos para presionar a España y la UE

El presidente de Coalición Canaria, Paulino Rivero, acusó hoy al Gobierno de Marruecos de haber utilizado su condición de lugar de paso de la inmigración clandestina de los países subsaharianos como “baza para presionar a España y a la Unión Europea” (UE). El líder de los nacionalistas canarios tuvo palabras muy duras para las autoridades marroquíes, a las que acusó, no sólo de “mirar para otro lado” ante el fenómeno, sino de llevar a cabo una política pasiva de “dejar hacer” y de permitir la “permeabilidad” de sus fronteras. Criticó, además, que “ahora han pasado al otro extremo”, en referencia a las detenciones, abandonos “a su suerte” en el desierto y traslados masivos de ilegales hacia el Suroeste del país, que calificó de acciones “atroces e intolerables en el Siglo XXI”.

ACN PRESS

En esta línea, apostó por que España, la Unión Europea y la comunidad internacional “tomen buena nota” de lo que está pasando y negó que haya mantenido conversaciones con el Gobierno estatal acerca de la influencia que pueda tener para las Islas tanto el mayor control en Ceuta y Melilla, como el traslado de estas personas a las cercanías de Mauritania, una zona más próxima a Canarias.La solución al “drama” actual pasa, según Rivero, por forzar el “compromiso de Marruecos y una acción decidida de la Unión Europea”, así como un programa de colaboración con los países emisores para generar desarrollo, de tal forma que no se vean obligados a “buscar el bienestar en otras partes”. La pasividad que, a su juicio, se ha permitido al Reino alahuita ha propiciado “un problema con una dimensión extraordinaria que requiere la máxima energía para afrontarlo”, dijo.Con respecto al Pacto por la Inmigración propuesto por el Partido Socialista Canaria (PSC)-PSOE a nivel regional, Rivero instó a los socialistas a solicitarlo en el Estado, donde es más urgente que los dos principales partidos dejen de usar lo que calificó “un tema de Estado” como arma electoral. En Canarias, añadió, hay ya un pacto por la inmigración firmado por las fuerzas políticas y “si hay que revisarlo, se hará”. Recordó, igualmente, la necesidad de medios para “afrontar el drama de la inmigración”.