Revisó las fotos tras escuchar que Madeleine podía estar en Marruecos

26/09/2007

La turista española que tomó el 31 de agosto en Marruecos la fotografía de una niña que Interpol investiga por si se tratara de Madeleine McCann, no pensó seriamente en ello hasta que ayer mismo oyó "en algún medio" que la pequeña podía estar en ese país.

En declaraciones a los periodistas, Clara Torres explicó que a finales de agosto viajaba con su novio en autobús en dirección a Tetuán y se entretenía haciendo desde ese vehículo, que circulaba a 60 kilómetros por hora, "una batería de fotografías".

En una de ellas aparecía una niña rubia que una mujer de aspecto árabe llevaba a su espalda envuelta en una toalla o una manta.

Esta imagen sorprendió a la pareja, que se planteó inicialmente que pudiera ser Madeleine McCann, la niña británica desaparecida el pasado 3 de mayo en el sur de Portugal.

Sin embargo, no les pareció probable y olvidaron al momento la imagen que habían visto y fotografiado, que ni siquiera comentaron con los padres de la mujer, que viajaban en el segundo autobús de un grupo de turistas que recorría Marruecos.

Ayer, cuando Clara oyó "en algún medio" que algunos turistas aseguraban haber visto a Madeleine McCann en Marruecos, y decidieron descargar la fotografía en el ordenador.

Al verla, percibieron "un parecido escalofriante" con la niña desaparecida y se pusieron en contacto con la Policía Nacional en Albacete, que se llevó una copia de la imagen y dijo a la joven que "en 10 ó 15 días" le informarían si el análisis daba algún resultado.

A Clara Torres y su novio les pareció demasiado tiempo, por lo que hablaron con un abogado, con el que han acudido esta mañana a la Embajada Británica, donde facilitaron la fotografía a Scotland Yard y charlaron por teléfono con un abogado del matrimonio McCann, que se mostró "muy seguro" de que la niña era Madeleine.

Esta tarde, el abogado de Clara Torres citó en su despacho de Madrid a varios medios de comunicación, a los que la joven explicó el recorrido de la fotografía desde Marruecos a la Embajada Británica.

En sus sucesivas declaraciones la joven pasó de asegurar que la niña de la fotografía "es ella o tiene una gemela", en referencia a Madeleine o que la imagen significaría "la libertad" para los padres de la niña, a ser más cauta en sus manifestaciones, aconsejada por su abogado.