Quince años para los padres que dejaron morir a su bebé tras el parto

EFE

La Audiencia de Las Palmas ha condenado este lunes a quince años de cárcel por un delito de asesinato a los dos padres que dejaron morir a su bebé en Vecindario (Gran Canaria) sin prestarle ningún tipo de cuidado en las 24 horas siguientes a su nacimiento, tras llevar a cabo el parto en casa. El Jurado que juzgó el caso consideró probado que Sara M. y Jacinto S.H. decidieron afrontar el parto solos en casa, a pesar de saber que se trataba de un embarazo de alto riesgo, y también que luego se desentendieron por completo de su hija, sin cortarle el cordón umbilical, ni aspirarle las secreciones, ni darle alimento o abrigo, ni tampoco pedir ayuda cuando vieron que se iba apagando. El veredicto dictaminó que, aunque los dos procesados no tuvieran la intención directa de matar a la niña, fueron perfectamente conscientes de que con su conducta la recién nacida podía fallecer, por lo que declaró a los dos culpables en igual medida de su muerte. La magistrada que presidió la vista, María Pilar Verástegui, coincide con la Fiscalía en que, tratándose de una niña recién nacida que por definición no podía defenderse de "la absoluta desidia" de sus padres, su muerte tuvo un carácter alevoso, por lo que procede castigarlo como asesinato, no como un simple homicidio.