Porsche Cayenne Diesel gana en eficiencia

Se ofrece con un propulsor de segunda generación que crece en potencia y alcanza cifras reducidas de consumo

JUAN CARLOS DE FELIPE

El Porsche Cayenne diesel presenta cambios en su gama de motorizaciones. La familia de propulsores añade una mecánica diesel de segunda generación. El V6 de tres litros mantiene su cilindrada, pero ahora desarrollará 245 caballos, es decir, cinco más que hasta la fecha. Cabe también resaltar el consumo medio de sólo 7,2 litros de gasoil por cada 100 kilómetros. Al mismo tiempo, las emisiones de CO2 bajan en seis gramos para quedar en 189 gr/km. Con esto, el modelo Cayenne diesel vuelve a situarse como la versión más económica de la gama, y la que menos dióxido de carbono expulsa. Naturalmente, el incremento de potencia queda reflejado también en las prestaciones. Así, por ejemplo, la aceleración de 0 a 100 km/h queda rebajada hasta los 7,6 segundos (0,2 segundos menos) y la velocidad máxima experimenta un aumento, estableciéndose en 220 km/h. Estas mejoras han surgido gracias a un conjunto de medidas que van desde el uso de nuevos materiales para reducir peso, hasta una fricción menor de los componentes, pasando por un sistema de inyección modernizado, junto con un nuevo turbocompresor y una gestión térmica optimizada. El cigüeñal ha sido rediseñado y dispone de menos contrapesos y perforaciones, con lo que resulta más ligero y sube más rápido de revoluciones que antes. De igual manera, la presión de la inyección directa aumenta en doscientos bares hasta llegar a un máximo de dos mil, algo que tiene un impacto directo en la calidad de la formación de la mezcla. El turbocompresor de geometría variable ofrece también un nuevo diseño, con rodamientos optimizados y un nuevo rotor del compresor, lo que se traduce en una mejor respuesta y una mayor eficiencia. Este paquete de mejoras también consigue reducir en veinte kilogramos el peso al motor V6, lo que recorta el peso en vacío del Cayenne diesel para situarlo en 2.080 kilogramos. Híbrido De igual manera, la versión híbrida del modelo de Porsche experimenta algunas variaciones y ofrece una experiencia de conducción de mayor nivel, gracias a las modificaciones realizadas en la gestión del sistema híbrido. Si las condiciones son adecuadas, incluso en frío podemos conducir y maniobrar a baja velocidad en modo eléctrico puro. Hasta ahora se podía utilizar la potencia eléctrica al cien por cien cuando el propulsor había alcanzado la temperatura de servicio tras su puesta en marcha. Las nuevas opciones de Porsche Exclusivetambién estarán disponibles para los Cayenne de última generación. Al igual que con el Panamera turbo, se ofrece un kit de potencia que eleva ésta hasta los 540 caballos, es decir, cuarenta más. Sin embargo, el consumo de combustible y las emisiones se mantienen sin cambios.