Piratas gambusinos al abordaje

25/01/2016

Llevan quince años al pie del cañón y siguen con ganas de darlo todo por el carnaval de Puerto del Rosario. Los Gambusinos prometen caña en el próximo concurso insular de murgas, donde, siempre con muy buen humor, amenazan con no dejar títere con cabeza.

La idea de poner en marcha una murga nació en 2001 de la mano de un grupo de amigos que regresaba a Fuerteventura tras terminar sus estudios en La Laguna. Entre sus primeros integrantes, algunos ya habían formado parte de las históricas Majo y Limpio o Los Alicoparos, entre otras agrupaciones. Desde entonces, Los Gambusinos han ido afianzándose en el panorama carnavalero, ganando gran popularidad entre el público y acaparando numerosos premios.

En el carnaval de los mitos y leyendas de esta edición en Puerto del Rosario, el gran día para el que se están preparando desde el pasado agosto no llegará hasta el próximo 6 de febrero, cuando los 59 miembros (55 adultos y 4 niños) que actualmente componen Los Gambusinos comenzaron a prepararse para el concurso insular de murgas. Este año participan con un disfraz diseñado por Miguel Vega bajo la alegoría Un pirata gambusino surcando los mares en busca de los carnavales.

Los Gambusinos, que nacieron hace ya 15 años con Israel Soler de director y David de León de presidente, se han convertido en una de las murgas más esperadas con un repertorio de temas en los que predominan la denuncia social y la crítica política. De hecho, en el carnaval de 2015 obtuvieron el premio a la mejor letra con El Gambuhospital, un tema en el que denunciaron las inundaciones por la lluvia que hubo en los barracones de Urgencias o las interminables obras de ampliación del Hospital General de Fuerteventura, entre otros aspectos.

Desde 2012, la murga está dirigida por Ayoze Sarabia, que, además, fue uno de sus fundadores y siempre ha formado parte de la misma. De la dirección musical se encarga Miguel Ángel Cabrera. Y el actual presidente de la murga es Antonio Jiménez, que en el año 2012 recibió el premio Esencia Murguera de la Federación Insular de Murgas de Fuerteventura por sus ganas de seguir al pie del cañón junto a Los Gambusinos a pesar de haber sufrido un grave accidente.

A lo largo de su historia, la murga ha ensayado en diferentes locales: desde el centro cultural de barrio Fabelo en los primeros años, pasando por lo que ellos llaman su «periplo discotero» en locales de ocio nocturno, hasta el centro cultural de La Charca, el centro comercial La Aulaga, o un barracón en el CEO La Hubara. En 2011, se organizaron para un alquilar un local y, desde el año siguiente, se dan cita en el nº 73 de la calle Almirante Lallermand, en El Charco.

Animales imaginarios y reales. Antes de crear la murga en 2001, lo primero fue ponerle un nombre simpático. Pensaron en gamusinos, animales imaginarios que se podían cazar por las noches de los que habían oído hablar a los monitores en los campamentos. Al final añadieron la ‘b’, porque así «sonaba a algo tan majorero como las gambuesas» y, más tarde, según les contaron unos pescadores, descubrieron que se les llama gambusinos a los bocinegros pequeños.