Piden no cerrar la residencia

12/01/2012
ETIQUETAS:

Familias de los 26 mayores de la residencia Sol de Otoño, cuyo cierre ha sido decretado por no tener licencia, y tras conocerse la denuncia del programa televisivo de Cuatro, por supuestos malos tratos, pidieron este miércoles de forma unánime al Ayuntamiento de Tías que interceda para evitar el cierre.

En una reunión improvisada en el salón de plenos del Ayuntamiento de Tías, asistieron el alcalde, José Francisco Hernández; el primer teniente de alcalde, Jerónimo Robaina; y la edil de Urbanismo y Actividades clasificadas, Saray Rodríguez; citándose con el director de la residencia polémica, Adolfo Acuña Rojas,  y una treintena de familiares de ancianos acogidos en el recinto. Por lo general, estos  pidieron a los representantes municipales que hagan todo cuanto esté en su mano para no cerrar el centro, ante el problema que supone tener que buscar alternativas para los actuales inquilinos de Sol de Otoño.

Ante esta petición, el alcalde, quien reconoció que en su día alojó a su propio padre en este centro entre 2004 y 2005, explicó que el Ayuntamiento sólo puede cumplir con la legalidad y ordenar la clausura, al carecer de licencia, aunque advirtiendo que consultará a los servicios jurídicos para ver alguna salida.

Por otro lado, este miércoles la Consejería de Bienestar Social del Gobierno de Canarias comunicó de forma oficial la orden que obliga a la clausura de la residencia, en cumplimiento de la sentencia dada a conocer previamente por la propia consejera Inés Rojas, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en noviembre de 2011. Dicho fallo ordena el cierre del centro por incumplir con la normativa para este tipo de establecimientos. En virtud de dicho mandato, el alcalde recordó que va a ser difícil que el Consistorio pueda acceder a la solicitud de los familiares, en el sentido de que se hagan las gestiones oportunas para que dicha residencia mantenga abiertas sus puertas.

Espera. El alcalde de Tías también explicó a los medios al término de la reunión que la residencia no será precintada hasta que la totalidad de los 29 mayores hasta ahora alojados en  el centro hayan sido perfectamente rebuscados y realojados.

A partir de ahora se abre un periodo para buscar realojar a los 26 mayores, de esta residencia privada. El Cabildo y el Gobierno ya coordinan para buscar alternativas a aquellos que no puedan volver a sus casas.