Para la comunidad cubana en Canarias «solo es una foto, no va a cambiar nada»

David Ojeda
DAVID OJEDA

Desde el exilio la fotografía de Obama en La Habana se ve como un mero gesto. Miembros de la comunidad cubana afincados en Gran Canaria no confían en que la visita del presidente de Estados Unidos a la isla cambie la política interior del país.

Pablo Fernández tiene una clínica dental Los Cubanos en Arucas y vive hace 31 años en Gran Canaria. Salió de Cuba gracias a un trámite de reunificación familiar, porque el bisabuelo de su padre era de Tenerife. «Estuvimos nueve años haciendo el intento, y pudo salir porque me faltaban meses para cumplir los 14 años. Si no, me hubiera tenido que quedar para el servicio militar», recuerda. Fernández se muestra crítico con la visita de Barack Obama, con el relato que le cuentan los familiares que allí continúan: «La situación es caótica. Gracias a los medios de difusión como Facebook se dieron muchas represalias a miembros de la oposición, que querían manifestarse ante el escaparate internacional y los han metido presos. Los han sacado de las calles», dijo.

«Todo lo que estamos fuera del país queremos que la situación cambie a través de una transición pacífica, con elecciones democráticas. Sería lo ideal. Pero visto lo visto no veo salida. El propio Raúl Castro dijo el pasado domingo que aunque Obama visitara la isla ellos iban a seguir con la misma línea», insiste Fernández, natural de Güines, a unos 50 kilómetros de La Habana.

Adriana Valdés, por su lado, lleva 21 años residiendo en Canarias, donde se dedica al entrenamiento personal. Al igual que Pablo Fernández, no confía en que la visita de Obama cambie nada. «Esta bien como imagen que el presidente de Estados Unidos vaya a Cuba, pero la gente que no tiene dinero seguirá estando en la misma situación que estaba, por mucho que ahora haya otra relación comercial», indicó.

Valdés no ve un cambio en la economía laboral del país. «¿Cómo van a ser las cosas a partir de ahora? ¿Van a cobrar en dólares o cobrando lo mismo que hasta ahora? La gente quiere cambiar de verdad, pero mientras existan dos monedas y una de ellas no sirve para nada las cosas van a seguir siempre igual. Me alegro haber vivido que un presidente de Estados Unidos haya viajado a La Habana, pero no para que no sirva para nada», manifestó.