Pacto secreto de ATI-CC y PP

31/05/2007

Coalición Canaria dio ayer un giro de tuerca al Gobierno regional. Las negociaciones para cerrar cuanto antes la alianza están más próximas a una ligazón con el Partido Popular, pese a que el PSOE se convirtió, con diferencia, en la fuerza más votada. CC y PP ya han cerrado un pacto en varios ayuntamientos.

Provechoso Día de Canarias para los nacionalistas. Las negociaciones para cerrar un pacto en el Gobierno regional se cruzaron ayer a varias bandas, hasta el punto de que Coalición Canaria da por hecho que un «inminente acuerdo» con el Partido Popular, según fuentes solventes.

La base del pacto se pudo concretar ayer por la mañana, hacia las 12.00 horas, tras intensas conversaciones entre Paulino Rivero, José Manuel Soria y Antonio Castro.

Los pilares del acuerdo pasan por otorgar la presidencia del Gobierno a Paulino Rivero, mientras que la vicepresidencia será para José Manuel Soria. El PP obtendría así dos o tres consejerías en un esquema similar al del inicio de la anterior legislatura.

El reparto de las consejerías está aún en el aire, ya que aún no hay acuerdo en carteras esenciales como Economía y Hacienda o Infraestructuras. CC aspira a repetir el mismo modelo con la salvedad de que la inmigración podría disponer de una consejería única.

La negociación entre nacionalistas y conservadores se inició la misma noche de las elecciones, sobre todo, tras la abultada victoria de Juan Fernando López Aguilar, con 26 diputados frente a los 19 de CC y los 15 del PP.

Los nacionalistas han postulado otra mención para convencer a sus órganos directivos de la conveniencia de pactar con Soria: la previsible victoria de Mariano Rajoy en las elecciones generales.

La jornada del Día de Canarias resultó muy movida, no sólo para PP y CC, sino también para los socialistas, que no han cesado en su empeño de gobernar por su condición de fuerza más votada.

Pero la realidad se está imponiendo cada vez más. Otro de los arreglos de fontanería política pactados ayer tiene a los ayuntamientos como protagonistas.

Rivero y Soria (que ya dejaron entrever un fluido entendimiento durante los debates televisivos) están a punto de cerrar la plantilla de gobierno municipal en La Palma, Fuerteventura, Tenerife y Gran Canaria.

Las localidades más conflictivas han sido Santa Cruz de La Palma y Los Llanos de Aridane, ya que los desencuentros entre PP y CC (API) son tradición en la isla bonita. En Gran Canaria, el territorio más perjudicado por los resultados electorales, tiene avanzado un pacto en Arucas (gobernaría José María Ponce, del PP), Moya (Antonio Perera, CC) y Santa Brígida (Lucas Bravo de Laguna, PP). En Tenerife, Santa Cruz la gobernaría de nuevo Miguel Zerolo y el Cabildo (a falta de un único consejero) sería, otra vez, para Ricardo Melchior. Las alianzas en Fuerteventura también están casi perfiladas.

Las fuentes oficiales de ambos partidos se resistieron ayer a confirmar la existencia del acuerdo de gobierno, que se materializará a mediados del próximo mes, una vez queden constituidos los ayuntamientos (en la primera quincena). «No hay nada porque seguiremos hablando con el Partido Socialista», según fuentes de CC.

Pero no dejan de ser meras declaraciones de diplomacia política con el fin de no enojar a los socialistas. «Es una pantomima y una ofensa contra la voluntad de las urnas», según fuentes del PSOE.

Si Soria es elegido vicepresidente del Gobierno, abandonaría el Cabildo Insular de Gran Canaria, dejando la responsabilidad de liderar la oposición en manos de Larry Álvarez. De ser así, evitaría las confrontaciones con José Miguel Pérez, Román Rodríguez (que será vicepresidente) y Carmelo Ramírez.

Gabriel Mato irá al Parlamento.

El PP pidió, además de la vicepresidencia, Economía y Hacienda, pero Paulino Rivero persuadió a José Manuel Soria ofreciéndole la presidencia del Parlamento. El PP desea que repita Gabriel Mato otros cuatro años, de forma que la cuota palmera quedaría compensado. La vicepresidencia para Soria dejaría sin efecto el acuerdo de CC para otorgar ese puesto a María del Mar Julios, que se conformará con una consejería.

El fracaso en las urnas y el reparto con el PP, dejará a Gran Canaria con una mínima representación. Manuel Lobo tendrá cargo, pero no como consejero. La lista del Cabildo correría hasta Sari Chesa, ya que alcalde de Guía renunciaría.

José Manuel Soria pide la presidencia del Puerto

El PP no ha querido entrar en los detalles del reparto del poder, pero en la negociación con CC ha pedido, como objetivo irrenunciable, la presidencia de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, titulada hoy por el socialista Emilio Mayoral.

En la actualidad, el PP sólo dispone de dos miembros, el propio José Manuel Soria y la hasta ahora alcaldesa, Pepa Luzardo.

La constitución del nuevo Gobierno regional obligaría a cambiar a cinco miembros del consejo de administración, que corresponden a la Comunidad autónoma. El reparto de poder territorial podría dar hasta tres vocales, pero la pérdida del Cabildo y del Ayuntamiento capitalino para el PP, le obligaría a ganar posiciones dentro del consejo con el fin de participar en el debate del frente marítimo frente a Jerónimo Saavedra y José Miguel Pérez.

El PP, incluso, tiene elegido al candidato a presidente, una persona de «alto perfil político y técnico, con experiencia en tareas municipales y de la Isla, capaz de obtener el consenso de todos en beneficio de Las Palmas y del interés general del Archipiélago».

Como se recordará, la presidencia de los puertos corresponde a Canarias. En Teneife se barajan los nombres de Miguel Becerra o Pilar Parejo.