Organizaciones internautas de todo el mundo se unen contra los planes 'liberticidas' de Sarkozy en Internet

29/04/2008

La organización francesa La Quadrature du Net (La Cuadratura de la Red) anuncia el apoyo de 15 organizaciones francesas, europeas e internacionales en su lucha para evitar una posible ley que prohibiría el acceso a internet a los usuarios presuntamente infractores del copyright.

Se teme que Francia podría usar su próxima presidencia del Consejo Europeo para presionar a Europa hacia una tal Directiva , volviendo por tanto a una 'Edad Media Digital'.

El apoyo une a las organizaciones francesas de derechos digitales con creadores independientes y partidarios de países como Dinamarca, Alemania, España, Reino Unido y Estados Unidos, así como organizaciones internacionales.

En una carta reciente al primer ministro, La Quadrature du Net solicitó a éste que no respondiera a una moción de la mnistra de Cultura Christine Albanel, ya que la ley de los tres avisos ha sido recientemente rechazada por el Parlamento Europeo. La carta pide también prolongar el Assises du Numériques, un simposio sobre temas relacionados con la era digital.

“El evento está muy mal preparado: el programa cambia a diario así como el método de discusión y los objetivos expuestos en la página web. Y reclamar la recopilación y análisis de las contribuciones de los interesados entre Junio y Julio es espurio” resume Christophe Espern, cofundador de la organización. “Nada sería peor que un fingido diálogo que tratara de justificar poco después unos proyectos existentes altamente controvertidos”

La industria de la grabación ha explicado recientemente al 'International Herald Tribune' que Nicolas Sarkozy es su mejor portavoz. “Parece claro que la industria del copyright quiere presionar a la presidencia francesa para hacer del “país de los Derechos Humanos” un ejemplo a seguir, convirtiéndolo en el primer país que adopta una ley como la de los tres avisos. Francia no debería convertirse en un caballo de Troya para grupos de presión retrógrados”, dice Christophe Espern.