Operativo policial, en la mayor favela de Río, contra el tráfico de drogas

EFE

La policía brasileña efectuó hoy un operativo contra la organización que controla el tráfico drogas en la Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro, que permitió decomisar 3 toneladas de marihuana y detener a 11 personas, según fuentes oficiales. En el operativo, en el que participaron cerca de 200 agentes de la Policía Civil de Río de Janeiro, fueron detenidas 11 de las 30 personas contra las que habían sido dictadas órdenes de detención por sus vínculos con la organización criminal que controla la Rocinha. "Fue una operación puntual en la que, sin ningún disparo ni ningún enfrentamiento, realizamos búsquedas en blancos específicos para intentar detener a personas ya identificadas", afirmó la jefa de la Policía Civil, comisaria Martha Rocha. Además del hallazgo del depósito en que los narcotraficantes almacenaban tres toneladas de marihuana, del depósito de electrodomésticos robados y de la fábrica clandestina en la que fueron decomisados 15.000 vídeos digitales, la policía se incautó de 42 vehículos usados por la organización criminal. Según Rocha, la operación fue resultado de cerca de seis meses de investigaciones de agentes infiltrados en la Rocinha, que se dedicaron a identificar a los miembros de la organización criminal que impone su ley en esta barriada en la que viven cerca de 60.000 personas. Entre las personas buscada en la operación y que consiguieron evadir la acción policial figuran el narcotraficante Antonio Bonfim Lopes, conocido como Nem y que comanda las bandas criminales en la favela, y Vanderlan Barros de Oliveira, el presidente de la asociación vecinal de la barriada y acusado de lavar dinero procedente del tráfico de drogas. La Rocinha, ubicada en un local estratégico para el narcotráfico en Río de Janeiro por su proximidad con los elegantes barrios de la zona sur de donde proceden los consumidores de mayor poder adquisitivo, se ha convertido en uno de los principales fortines del narcotráfico tras las operaciones del año pasado que desmantelaron las organizaciones que actuaban en el Complexo do Alemao. Las quince favelas que forman parte del Complexo do Alemao fueron ocupadas el 28 de noviembre pasado por la policía en una operación que tuvo amplia repercusión mundial y que contó con el apoyo de soldados, blindados y helicópteros de las fuerzas armadas. En este conjunto de barriadas, en las que durante tres décadas se refugiaron los principales jefes de la mayor banda criminal de Río de Janeiro, aún permanecen cerca de 2.000 soldados mientras el gobierno regional prepara a los policías que las ocuparán permanentemente. Según la policía, varios de los jefes de las bandas criminales del Complexo do Alemao se refugiaron en la Rocinha. La jefa de la Policía Civil descartó que el operativo de hoy sea un nuevo paso en la política del gobierno regional de instalar puestos permanentes de policía en las principales favelas controladas por el narcotráfico.