Ojos de Garza no se moverá si AENA no cambia sus tasaciones

Incredulidad e indignación entre los vecinos de Ojos de Garza al trascender la propuesta inicial de tasación que entregó ayer AENA y que, según cual sea la entidad tasadora de las dos que empleó, ofertan desde 90.000 a 314.000 euros, según la vivienda de los casi cuatro mil vecinos de este barrio condenado a ser expropiado.

Ni muertos. Por esa miseria no nos sacarán vivos de nuestras casas, ni AENA ni nadie. Es injusto lo que ofrecen». La incredulidad dio paso a la rabia y la indignación entre los más de cuatro mil vecinos del barrio de Ojos de Garza que tendrán que irse a vivir a otro sitio para que Fomento pueda construir la tercera pista de Gando sobre el solar de sus actuales viviendas que, aseguran los vecinos, doblarían el precio que ahora les ofrece AENA si no hubiese tenido sobre ellas el estigma de la expropiación anunciada desde hace años desde Madrid.

Los afectados, a través de sus representantes dejan claro que con lo que se les ofrece, «muchos de nosotros no podríamos construir un hogar en otro sitio, ni en ninguna parte, por lo que vamos a poner el caso en manos de nuestros abogados y nos descartamos movilizarnos para evitar este despojo que se nos quiere hacer por parte de AENA».

La entidad pública de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), el órgano que ejecuta la expropiación de cerca de los mil hogares de Ojos de Garza por cuenta del Ministerio de Fomento, trasladó a los vecinos las tasaciones realizadas por las dos empresas que ha contratado al efecto, de tal guisa que los dos estudios difieren de manera considerable en según que casos, pues mientras una, por ejemplo, tasa un determinado inmueble en 110.000-140.00 euros, la otra lo hace con el mismo en la cantidad de 174.00 euros. Las dos entidades, a la hora de hacer la tasación valoran, entre otras cosas, la antigüedad y el estado de conservación de las viviendas, cosa que a los habitantes de Ojos de Garza les parece injusto, dado que opinan que «nosotros no hemos puesto nuestras casa en venta, ya que son nuestros hogares de siempre y donde queremos seguir viviendo. Si AENA, o quien sea, quiere lo nuestro, que nos paguen lo suficiente para poder tener una vivienda igual en otro sitio, pero que no nos vengan con estas miserias de tasaciones, porque no lo vamos a aceptar, ni ahora ni nunca. Que lo sepan».