«No permitiremos que nos saturen de trabajo»

La presidenta del Colegio de Enfermería de Las Palmas y profesional del Hospital Dóctor Negrín cree que no hay excusas para bajar el nivel de cuidados y tratamiento y, por tanto, ningún recorte económico debe interferir en esa relación de calidad

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA

¿¡Qué opina de los recortes presupuestarios en Sanidad? Vivimos tiempos difíciles. A nadie se le esconde cuál es la situación de nuestra economía y qué consecuencias está teniendo en la elaboración de los presupuestos. Creo que urge una mejor gestión de los recursos públicos. El aspecto económico es esencial, pero la eficiente utilización de los recursos públicos lo es aún más. Al ciudadano hay que darle siempre la mejor calidad asistencial que podamos. Si ese recorte afecta a esa calidad no lo podríamos admitir nunca.

¿Afectará tanto a la sanidad como para que su calidad asistencial se vea mermada? A cualquier ciudadano que tenga la necesidad de acudir a la sanidad pública hay que cuidarlo como si fuera el único paciente. No hay excusas para bajar el nivel de cuidados y de tratamiento. Por tanto ningún recorte debe interferir en esa relación de calidad que le debemos a cualquiera que acuda a un hospital o a un centro de salud

En lo que respecto al colectivo de Enfermería. ¿Cómo le afectará? Desde el Colegio se entiende ese esfuerzo que tenemos que hacer ante la crisis, pero se entiende siempre y cuando sea solidario y afecte por igual a todos los colectivos de la sanidad pública. Lo que no vamos a permitir es que se produzca una saturación en el trabajo de las enfermeras por esos recortes. No se pueden dejar de cubrir las bajas ni de contar con las enfermeras que sean necesarias para cada servicio. No vale que una enfermera haga el trabajo de dos o tres enfermeras porque eso es un imposible y porque, además, terminaría repercutiendo en esa atención de calidad que tenemos que dar al paciente.

Los sindicatos aseguran que los profesionales, entre ellos los enfermeros, están saturados de trabajo porque no hay contrataciones de apoyo ni tampoco sustituciones. ¿Cuál es la situación actual en los hospitales? Como te acabo de decir, en ningún momento se puede bajar la calidad asistencial, y en ese campo la Enfermería juega un papel fundamental porque es quien se encarga de cuidar y quien está con el paciente el mayor número de horas diarias. La saturación en los centros sanitarios sólo contribuye a bajar esa calidad asistencial, y eso es algo que ni los enfermeros ni los pacientes podemos consentir. Todo lo que no sea contar con apoyo y con sustituciones en los referidos centros sanitarios se convierte en una noticia nefasta para la sanidad canaria.

Se reunió esta semana con el nuevo consejero de Sanidad. ¿De qué trataron? El primer acercamiento, aun sin concretar ningún proyecto ni dar soluciones a demandas como las nuevas especialidades, el desarrollo de la carrera profesional o la prescripción enfermera, ha sido muy positivo. La crisis, en este caso, no tiene por qué frenar la evolución profesional de la Enfermería en Canarias. Se requiere una actitud de compromiso con la profesión y con el propio usuario, y en ese sentido esperamos contar con el apoyo de Fernando Bañolas.

¿Qué opina de las reivindicaciones de los otros profesionales de la sanidad? ¿Apoyará las protestas que se están anunciando? Hay que buscar el diálogo entre todos. Lo que no vale es imponer y no contar con los profesionales antes de tomar medidas. La burocracia tiene poco que ver con el trabajo diario, no ve lo que vemos nosotros. Por eso confío en que el nuevo consejero se acerque más a quienes trabajamos cada día con los pacientes y articule medidas de consenso. Lo que sí está claro es que, en mi opinión, la Sanidad y la Educación públicas son esenciales si queremos contar con una sociedad justa.