«No hay mejor momento para emprender que en crisis»

Está todo por hacer. (Cuando el mundo se derrumbe, hazte emprendedor). No hay mejor lema que el titular de su libro para entender la filosofía de uno de los emprendedores españoles más internacionales,  joven y  rico. Es Pau García Milá, tiene 24 años y su empresa de software libre está en setenta países.   

Joven, carismático y sobre todo, con gran poder de convicción y confianza. Pau García Milá, que es fundador de la empresa eyeOS, proyecto basado en el software libre que cuenta con 43 trabajadores y presencia en más de 70 países, logró abarrotar la sala del Paraninfo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, algo que agradeció. 

Se aventuraba interesante su charla titulada Avanzando en plena crisis, emprendiendo y transformando ideas y proyectos enmarcada en las V Jornadas de Emprendeduría Universitaria. Y así fue. Empezó relatando que  los 43 empleados de su empresa, que fundó con otro socio a los 17 años,  son de 7 países, dando a entender que algo está cambiando, porque «nos hemos traído los talentos aquí».

Entre anécdotas y bromas incidió en que  en España perviven aún ciertos mitos, como el de que todos quieren ser funcionarios y que padres y amigos te dicen que estás loco y te auguran un fracaso si con 20 años dices que quieres crear una empresa.   «Todo lo contrario que en  EEUU, donde los padres te felicitan por la iniciativa». Matizó que en estos momentos juega un papel importante la idea que has desarrollado. «Muchas veces, ante el rechazo de nuestros  allegados solemos apartar nuestro proyecto y decir, ¡total, todos dicen que es un fracaso, o una tontería!  Y dejar nuestra idea apartada es lo peor que podemos hacer -relata- porque sólo el tiempo es el único juez que determinará si una idea es buena o mala, boba o menos boba».

Como ejemplo citó el Angry Birds, videojuego que consiste en pajaritos que matan cerdos y el más vendido de la historia con más de 500 millones de copias: «Los creadores de este juego lo desarrollaron sin hacer caso a quienes le dijeron que era una estupidez. Lo hicieron en una semana y les costó 3.000 euros. Es un claro ejemplo de que con poco dinero y pocos conocimientos podemos crear un Angry Birds», dijo.

En medio de la crisis, la tendencia del pequeño empresario «es meterse en una caseta y esperar que pase el temporal, cuando los que deberían meterse son las grandes empresas, que son las que tienen que perder. «Por eso, no hay mejor momento para emprender cuando hay crisis; incluso la prensa en malos tiempos está necesitada de buenas noticias, con lo cual, un proyecto  ingenioso ya tiene su hueco».

Fue muy crítico con la ley Sinde   en la lucha contra la piratería, y dijo que «lo único que hay que cambiar en el sistema español es cómo actuar ante un problema».

Piratería
Pau García explica que «mientras en EE UU las leyes antipiratería la han recortado más del 48% con un sistema de cobro por descargas, en  España aplican la ley Sinde, que lo primero que logró fue que creciera un 10%  y que se revaloricen las  webs de descargas de películas».