"No es nuestra competencia"

La madre de Aquior Tziouras lleva casi tres años dando tumbos entre el Hospital Insular, los dentistas del Programa de Atención Dental del SCS y centros de salud sin que nadie quiera hacerse cargo de la tartrectomía y el empaste de cuatro muelas que necesita el niño. El menor, con parálisis cerebral, recibe medicación para paliar los terribles dolores que sufre en su boca.

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA

Raquel está muy cansada de repetir los protocolos del Programa de Atención Dental para la población infantil y juvenil residente en Canarias (Padican) para que sus hijos reciban la atención sanitaria que les corresponde. Desde 2009 lucha con la Consejería de Sanidad para lograr que realicen una tartrectomía (una limpieza bucal) y empasten cuatro muelas a su hijo Aquior Tziouras Carballo. Y siempre obtiene la misma respuesta: «no es nuestra competencia; no realizamos ese tipo de intervención», asegura.

Aquior es gemelo de Neo. Tienen ocho años. Ambos están afectados de un parálisis cerebral que obliga a su madre a suplir muchas de las carencias con las que nacieron. Son grandes dependientes, pero eso no ha hecho que Raquel deje de cuidarlos y atenderlos como lo que son sus «tesoros», sus «ángeles» y que el Gobierno de Canarias les conceda «lo que es de ellos por ley,» asegura.

En 2009 inscribió a sus hijos en el Padican, que ofrece la administración sanitaria, para que estén atendidos por especialistas que le apliquen las medidas preventivas y los tratamientos que requieran para el cuidado de sus bocas, sobre todo, teniendo en cuenta la patología que sufren ambos. Ese mismo año Aquior, el más inquieto de los dos hermanos, empieza con problemas en la boca y Raquel lo lleva a un dentista particular, adscrito al programa de atención bucal, que al «observar la gravedad del estado de la boca y la patología del niño, lo remite al Cirugía Maxilofacial del Hospital Insular».

Texto íntegro en la edición impresa de este martes.