Nace la Policía Autonómica

El Parlamento aprobó ayer sólo con los votos de Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP) la nueva policía de Canarias. La crispación volvió a la Cámara en el último paso de la tramitación ya que los nacionalistas insertaron en el debate la negociación del Gobierno central con ETA.

El Partido Socialista Canario (PSC) aprovechó hasta el último minuto para hacer todo lo que estuvo a su alcance con el fin de frustrar uno de los objetivos más acariciados de Coalición Canaria (CC): tener una policía autonómica. Pero los partidos que apoyan al Gobierno saldaron la sesión con éxito; sus votos posibilitaron la creación de un nuevo cuerpo de seguridad.

Tras el debate tenso que mantuvieron los grupos y justo antes de votar, el diputado socialista Julio Cruz echó mano del reglamento del Parlamento para pedir al presidente de la Cámara, Antonio Castro, que suspendiera la tramitación ya que no se había consultado antes a los cabildos. Castro abrió un paréntesis en la sesión y sometió a la Mesa y Junta de Portavoces la duda suscitada, pero al PSC no le sirvió de nada. Los nacionalistas y el Partido Popular (PP) desmontaron la tesis de Cruz, se reanudó el Pleno y 34 votos a favor parieron la nueva policía frente a los 26 en contra.

Crispación.

Minutos antes, los portavoces en esta materia se echaron en cara de todo. Unos abrieron la caja de Pandora al aludir a la soberanía y otros removieron el pasado para evidenciar posiciones contradictorias -Maria Australia Navarro (PP)- y alcanzaron incluso la negociación con ETA.

Fue el nacionalista José Miguel González cuando se encaramó a la tribuna de oradores desde la que se avalanzó contra la bancada socialista para tronar: «Qué legitimidad tiene el Partido Socialista para hacer críticas al proyecto de ley cuando ha estado negociando con un grupo terrorista que quería romper la unidad de España utilizando la fuerza y que gobierna con un partido independentista en Cataluña». Esto provocó una sonora protesta de la oposición y unos intensos aplausos desde el resto del hemiciclo. En todo caso, fue la respuesta a la reflexión que lanzó previamente el socialista Francisco Hernández Spínola al preguntar al PP «¿para qué apoya esta policía, para que algunos neo-nacionalistas se den gustito con un cuerpo de estado libre asociado?».

Ruano: "Queremos entendernos con el Gobierno central".

El consejero de la Presidencia del Gobierno canario, José Miguel Ruano, fue el encargado de poner el broche de oro a la aprobación del Proyecto de Ley de Policía Autonómica, el mismo cargo que, en la pasada Legislatura, se vio obligado a retirar la iniciativa presentada ante la falta evidente de apoyos para que prosperara.

Ruano anunció que con la aprobación de la citada ley «se abre una nueva etapa» para la cual pidió «responsabilidad del Ministerio del Interior» para, al menos, abrir un diálogo sobre la materia ya que el Gobierno canario aspira a que el central financie la segunda fase de implantación de la policía autonómica.

De esta forma, el consejero de Presidencia afirmó que «nuestra voluntad es entendernos con el Gobierno de España y en un asunto tan importante como es la seguridad, lo haremos desde la lealtad institucional, la información recíproca, desde la colaboración y la cooperación».

Sin embargo, ello no desanimó a Ruano para volver a apuntar el hecho de que «desde la aprobación en el año 2000 de los catálogos de la Policía Nacional y Guardia Civil, el ministerio ha demostrado su incapacidad para cubrir las plantillas; además, la alta movilidad y los pase a la reserva y segunda actividad han sido una constante. En 2007 se han aprobado más plazas vacías».