San Bartolomé de Tirajana

Multado con 1.502 euros por los cantos de su gallo

30/10/2008
ETIQUETAS:

Estupefacto. Así se quedó Orlando Rodríguez cuando el pasado 15 de julio de 2008 recibió la notificación del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana comunicándole una sanción de 1.502,53 euros por las molestias ocasionados a los vecinos por los «excesivos ruidos» del gallo y su gallina.

El Consistorio acusa al propietario de las aves de cometer una infracción administrativa grave por tener aves de corral en zona urbana, lo cual no parece del todo cierto, porque Orlando Rodríguez habita una cuartería en la trasera de la urbanización Lomo de Maspalomas desde hace cuarenta años, «mucho antes de que se hicieran las viviendas del sector».

Orlando Rodríguez ha solicitado la anulación del procedimiento alegando que «el gallo y la gallina afectados se encuentran en un jaulón de dos metros cuadrados en el patio de mi casa, la cual está en terreno rústico y a más de 10 metros del edificio más próximo».

Como en la sanción se alude a un informe policial en el que supuestamente se comprometió a quitarlos, Rodríguez asegura que «en ningún momento me he comprometido a quitarlos, ya que, además de ser mi entretenimiento, están perfectamente cuidados, no producen molestias y me alimento con sus huevos».

«Siempre viví en el campo y me gusta oír el canto del gallo, así que no lo quitaré; a ellos no les molesta el gallo sino la cuartería y quieren cansarme».