Muere una jirafa de un zoo de Suecia al partirse el cuello durante un examen médico

09/02/2007

El examen médico rutinario de una jirafa en un zoo de Suecia terminó en tragedia cuando el animal, anestesiado, se cayó y se partió el cuello.

El animal, que murió en el acto, estuvo además a punto de llevarse consigo al director del establecimiento, que recibió siete puntos de sutura en la cabeza a causa del descalabro.

La desafortunada jirafa se llamaba 'Maans' y era un macho de dos años que vivía en el zoo de Kolmaarden, a unos 160 kilómetros al sur de Estocolmo, y que iba a ser anestesiada para someterla a un análisis antituberculosis.

Anestesiar una jirafa es una operación complicada, para la que se necesita poner al animal contra un muro y usar otra pared portátil para contrarrestar su caída cuando pierde el conocimiento, explicó Mats Hoeggren, un responsable del zoo, al diario 'Norrkoepings Tidningar'.

Sin embargo, algo salió mal en este proceso y la jirafa, de 400 kilos de peso, cayó sobre el director del zoo, Lennart Suden, que se encontraba al lado del animal para sujetarle el cuello.

El hombre fue trasladado al hospital urgentemente y recibió siete puntos de sutura en la cabeza. "Me quedé un poco atontado", según.

Al final, los análisis revelaron que la malograda jirafa no tenía tuberculosis.