Fútbol

Muere el escocés Phil O'Donnell tras desplomarse en pleno partido

29/12/2007

La tragedia ha vuelto a golpear al mundo del fútbol. El escocés Phil O’Donnell, capitán del Motherwell, falleció este sábado a los 35 años durante la disputa del partido contra el Dundee United, tras desplomarse sobre el terreno de juego. La muerte de O’Donnell se produce sólo cuatro meses después de la Antonio Puerta. O’Donnell, considerado un mito en el Motherwell, es el séptimo futbolista profesional víctima de muerte súbita en los últimos cuatro años.

O’Donnell se desmayó cuando iba a ser sustituido al final del partido de la Primera División escocesa que el Motherwell ganó al Dundee por 5-3. Tras recibir los primeros auxilios durante unos cinco minutos en el propio terreno de juego, el malogrado centrocampista escocés fue trasladado en ambulancia al hospital, donde los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida.

“No sabemos qué ha sucedido ni los motivos de su muerte. Es un suceso trágico”, reconoció el presidente del Motherwell, Bill Dickie, tras anunciar el fallecimiento de uno de los futbolistas más importantes en la historia del club, en el que comenzó su carrera con 17 años. “No puedo decir otra cosa salvo que todos en el club estamos destrozados por su mujer y su hijo pequeño. Así es cómo nos sentimos esta noche. Lo demás no importa. Su familia cuenta con todo nuestro apoyo”, declaró por su parte el entrenador del Motherwell, Mark McGhee.

El técnico del Motherwell aseguró que “fue una coincidencia” que O’Donnell se fuese al suelo en el momento del cambio, cuando iba a retirarse del terreno de juego para que su compañero Marc Fitzpatrick ocupase su puesto, ya que el veterano futbolista no advirtió en ningún momento que se encontrase mal. “Sufrió una especie de colapso”, explicó McGhee en la rueda de prensa posterior al encuentro, sin conocer aún el fatal desenlace.

Su sobrino, en el césped

El sobrino del jugador fallecido, David Clarkson, que había marcado dos de los cinco goles del Motherwell, debió ser sustituido después por el entrenador por encontrarse en estado de shock tras el desvanecimiento, al igual que varios jugadores del equipo. El entrenador del Motherwell tenía previsto acudir a visitar a O’Donnell al hospital donde fue ingresado para interesarse por su estado de salud, pero no hubo tiempo, ya que no se tardó en certificar su muerte, unos minutos después de la conclusión del partido de la 20ª jornada de Liga entre el Motherwell y el Dundee.

“A pesar de los esfuerzos de los dos médicos del club y del personal del hospital, Phil no recuperó la consciencia y fue dado por muerto a las 17.18 horas”, confirmó el Motherwell en su página web oficial tras el anuncio público de su presidente. El propietario del club, John Boyle, destacó que se trataba de una “tragedia inexplicable para la familia de Phil” de la que se desconocían las causas, aunque apuntó que el club se mantenía en contacto permanente con los médicos del Wishaw General Hospital.

Homenaje en Fir Park

O'Donnell, internacional con Escocia en una ocasión, comenzó a jugar desde adolescente en el Motherwell y después militó en el Celtic de Glasgow y en el Sheffield Wednesday. En enero de 2004 regresó al club de Fir Park, en el que quería terminar su carrera deportiva. Llegó a convertirse en el traspaso más caro en la historia del Motherwell cuando lo vendió al Celtic, donde O’Donnell no tuvo suerte con las lesiones y decidió regresar a su casa, el club al que defendió en más de 200 partidos.

Al conocerse su muerte, cientos de aficionados del Motherwell se congregaron en el estadio de Fir Park para rendir homenaje a O’Donnell. La victoria y la clasificación del equipo en la Liga escocesa -tercero a ocho puntos del líder, el Celtic-, quedaron, lógicamente, en segundo plano ante tanto dolor por la pérdida de un futbolista tan querido.