Morro Velosa y La Zarza se reforestan con atrapanubes

David Monserrat
DAVID MONSERRAT

El Cabildo ha iniciado un proyecto que aprovecha el agua condensada en la bruma y las nubes para abastecer sistemas de riego automáticos, que funcionarán de manera complementaria con los programas de reforestación que promueve la institución insular.

A pesar de ser Fuerteventura una isla de clima semidesértico, la instalación de los atrapanubes, o también captanieblas, es viable en las cotas más altas. «Las expectativas son halagüeñas en torno a este proyecto que ha comenzado simultáneamente en dos localizaciones, el Pico de La Zarza, en el municipio de Pájara, a 807 metros de altitud, y Morro Velosa, en el sistema montañoso de Betancuria, a 675 metros», dijo la consejera insular Natalia Évora, titular del área de Medio Ambiente del Cabildo.

La captación del agua de las nubes es solo una parte de un proyecto mayor que incluye la propia acción de reforestación en estas dos zonas con especies vegetales autóctonas y propias de climas húmedos, la creación de vallados perimetrales e individuales para evitar la acción de los animales y la instalación de depósitos y de sistemas de riego. Se trata de actuar, explicó Évora, «en las mismas zonas donde ya se han desarrollado acciones de reforestación, pero superando el problema del abastecimiento de agua en zonas muy remotas donde no es posible destinar personal de manera permanente para el mantenimiento de las plantaciones».

Con un presupuesto de 90.000 euros, dos empresas especializadas han comenzado con la ejecución de estos dos proyectos en Morro Velosa y en el Pico de La Zarza. Para almacenar el agua de las nubes y la niebla se conectan a una serie de depósitos que a su vez son autorregulables, al contar con un sistema de boyas que permite liberar el agua a medida que se alcanza el nivel adecuado. Estos depósitos están conectados con la canalización y el sistema de riego que permite abastecer a las plantaciones.