Morir conectado a Internet

23/03/2007

Un joven de 15 años se asfixió el miércoles a mediodía de una forma extraña. Se puso un esparadrapo en la boca y una bolsa en la cabeza que fijó a su cuello con cinta adhesiva. Cuando lo hizo estaba conectado a Internet en su casa de Ingenio. Las dudas se ciernen de nuevo sobre la red de redes.

Ocurrió en una pequeña calle de la localidad grancanaria de Ingenio. Sólo cuatro casas se levantan en la vía y están habitadas desde hace años por las mismas familias. Todos se conocen y ayer no daban crédito a lo que había ocurrido.

El martes, el nieto de una de sus vecinas murió de forma extraña. La mujer lo halló prácticamente desnudo, con una bolsa en la cabeza fijada con cinta adhesiva. La autopsia que se practicó al cadáver dictaminó que se trataba de un suicidio. El joven, del que no trascendió su identidad al tratarse de un menor de edad, fue ayer velado en el tanatorio de Ingenio y enterrado en el mismo municipio.

Un dato más sobre la muerte del menor hace saltar las alarmas. El chico estaba conectado a Internet cuando supuestamente falleció asfixiándose con una bolsa.

De nuevo, las dudas se ciernen sobre la red de redes, tan útil en muchas ocasiones, pero peligrosa si no se sabe utilizar bien. Ayer se hablaba de un juego online cuyas reglas podrían haber provocado tan trágico desenlace. Desde este periódico no se tiene constancia de que exista un pasatiempo tan peligroso en la red, aunque sí existen muchos otros de los denominados de rol, que no revisten riesgos físicos para los jugadores.

Según los vecinos consultados ayer, el joven era un «chico normal, un poco tímido» y sus padres «un matrimonio ejemplar». Nadie se esperaba este desenlace. Ni en el instituto sus compañeros ni en su casa sus familiares.

No hay constancia de que dejara ningún tipo de despedida escrita ni de que tuviera algún problema concreto o un desequilibrio psicológico. Lo único que se sabe es que un joven tímido, pero normal, bien relacionado en el centro escolar y con buenas notas, falleció el miércoles con una bolsa de plástico mientras navegaba por Internet.

En la red existen distintas páginas webs en las que se explican distintas formas de llevar a cabo un suicido. En muchas de ellas, los que más preguntan sobre diferentes formas de acabar con su vida de manera rápida e indolora son adolescentes (fácilmente reconocibles por las referencias a los problemas con sus padres y a vivir con ellos bajo el mismo techo).

No hay constancia de que el trágico caso de Ingenio tenga algo que ver con este tipo de páginas webs, pero lo cierto es que todas las alarmas han vuelto a saltar y muchos son los que miran de nuevo la pantalla del ordenador como si se tratara de un invento del maligno.

Tenga relación o no con la muerte del joven, lo cierto es que la forma que eligió para hacerlo es, sin duda, bastante extraña.

Otro caso en León en este año

Este intento de suicidio se publicó el 30 de enero de esta año en la web alegsa.com. La noticia dice: «la historia comenzó cuando un joven español de 19 años quedó fuera de un juego online multijugador en las fases finales luego de 14 horas jugando. Inmediatamente comentó a sus compañeros de juegos online 'He fracasado. Me voy a suicidar'. La amenaza de suicidio fue tomada en serio por la empresa de juegos online, con sede en Francia, e inmediatamente se comunicó con la policía española, quienes movilizaron a la Brigada de Investigación Tecnológica para ubicar al joven.

Eran las 11.30 del 16 de enero pasado y el único dato que tenían era el supuesto nombre que utilizaba para jugar. Sacaron su dirección IP (que permite identificar una computadora en internet) y descubrieron que esa dirección correspondía a un proveedor de internet de una empresa español». La noticia añade que la policía se puso en contacto con la empresa, que le dio la direción del abonado en León. Los agentes se personaron en el domicilio donde los atendió el padre del joven «que confirmó que efectivamente su hijo estuvo jugando muchas horas en Internet y había intentado suicidarse».