Morales culpa a Puertos de frenar el auge de Arinaga

21/10/2008
ETIQUETAS:

El alcalde de la villa de Agüimes, Antonio Morales, ha acusado a la Autoridad Portuaria de «frenar el desarrollo del puerto de Arinaga» a través de «las presiones que se ejercen desde el puerto de La Luz» en las diferentes empresas que intentan instalarse en la localidad. El primer edil asegura, una vez más, que «el puerto de Arinaga está vivo».

Desde que en 1972 se ejecutara el planeamiento para la construcción del polígono de Arinaga, se proyectó también la ejecución de un puerto en la zona «cuyas características no se ajustan para nada en lo que la Autoridad Portuaria había proyectado para él», explicó Morales.

Para la consecución de dicho puerto, cuya finalidad sería la oferta de servicios, «se peleó mucho ante Europa» por lo que el alcalde no consiente que «desde el organismo portuario se asegure que el fin de la construcción del puerto de Arinaga fuera para la instalación de la cementera y la planta de gas», ya que esta última «se proyectó en el año 1988», afirmó el primer edil.

Además, Antonio Morales ha querido aclarar que «sí es cierto que se hayan recibido ofertas por parte de navieras», una de las más estudiadas ha sido la del tráfico de vehículos.

Graneles

Respecto a la terminal de graneles, que recientemente ha reanudado las obras, y la cual ha sido rechazada por la Autoridad Portuaria, el alcalde de Agüimes ha manifestado que «si esa terminal, de propiedad privada, existe es por la concesión que le dio la Autoridad Portuaria», por lo que no entiende ese rechazo y se trata de «una muestra más del intento de frenar el desarrollo de la zona».

En este sentido, se da una contrariedad por parte del Puerto, a no ser que «a los graneles que ellos se referían fuera el cemento o el gas», asegura Morales, un hecho que «no va a producirse nunca», y menos aún, después de la reciente decisión del Tribunal Superior de Justicia de Canarias respecto al PIO y el impacto ambiental.

Falta de interés en el proyecto

Antonio Morales ha declarado que si la Autoridad Portuaria hubiera puesto «el 10% de interés del que puso en su momento en el proyecto de la Gran Marina», la situación actual del puerto de Arinaga sería «muy diferente». De esta forma, el alcalde confirma su idea de que «la culpa del frenazo del puerto local la tiene en gran parte la Autoridad».