Milladoiro «en estado puro» repasa su carrera en las Islas

La música celta y el folk gallego tienen en la veterana banda Milladoiro como uno de sus principales estiletes. Este jueves, en La Laguna, el viernes en el Cicca de la capital grancanaria, y el sábado, en Agüimes, la banda, «en estado puro», según su líder Moncho García, repasará los principales temas de su trayectoria junto a la cantante grancanaria Olga Cerpa.

V.S.A.

Ofrecemos un Milladoiro en estado puro. Vamos a repasar los principales hitos de nuestra carrera, con más de 24 discos. Como guinda, contaremos con la presencia de Olga Cerpa, una gran amiga y una gran voz, que interpretará algunos temas gallegos y otros canarios», avanza sobre esta gira Moncho García Rey, líder de esta banda. La relación de Milladoiro con la cantante grancanaria del grupo Mestisay nace «en los comienzos» de ambas formaciones musicales. «Primero la conocimos a ella en solitario. Después, con Mestisay ha colaborado en muchos conciertos y en algunas grabaciones con nosotros», rememora García Rey. La última vez fue en un escenario emblemático y lejano, el Palacio de la Música de Moscú (Moscova Teather). «Repetiremos buena parte del repertorio que interpretamos en Rusia. No solemos basar nuestros conciertos en el último álbum. No contamos con éxitos que suenen en los 40 Principales», explica por teléfono entre risas.

Distintas etiquetas, como World Music (músicas del mundo), folk y música celta se ajustan como un guante al estilo musical de Milladoiro, según confiesa su líder. «Hacemos música tradicional gallega a la que le añadimos elementos contemporáneos y colaboraciones de otros artistas. Hay que tener en cuenta la enorme riqueza musical gallega. Allí termina el Camino de Santiago y hasta allí llegaron muchas influencias centroeuropeas», explica con orgullo. Olga Cerpa y Mestisay se suman a un listado de colaboradores como Paul Winter, Paddy Moloney, Bill Whelan, Ana Belén y Rhonda Larson, entre otros.

En Galicia, Milladoiro es «un grupo patrimonial». Y lo explica: «Somos parte de la banda sonora del país. Hemos puesto al día una música que estaba a punto de desaparecer». El grupo rescató «una música que estaba restringida a ámbitos rurales», que servía como acompañamiento para los habitantes de estas zonas, hasta «trasplantarla» al medio urbano. En el segundo medio, «se disfruta de otra manera».

«Esta música atrajo a mucha gente joven, tanto músicos como instrumentistas. Esto es cíclico. Ahora no está en su mejor momento, pero volverá a repuntar», apunta. Se trata, añade, «de una música que puede ser nostálgica, pero que se caracteriza por ser muy vibrante y nada aburrida».