Miles de personas se manifiestan en la capital tinerfeña en defensa del territorio y del Medio Ambiente de Tenerife

24/11/2007

Más de 10.000 personas, según los organizadores y unas 2.000, según fuentes policiales, se manifestaron hoy por las calles de Santa Cruz de Tenerife para defender el territorio y el medio ambiente de Tenerife de obras como el puerto de Granadilla, la ampliación del Aeropuerto de Los Rodeos, el anillo insular o la Vía Exterior.

La movilización ciudadana, que fue convocada por Asamblea por Tenerife, partió pasadas las 12:00 del mediodía de la Plaza de Weyler, recorrió las calles de Méndez Núñez, El Pilar y Villalba Hervás para concluir, dos horas después, en la Plaza de La Candelaria, donde se leyó el manifiesto.

A la protesta acudieron personas de todas las edades y clases sociales, pero sobre todo, los que se han visto afectados por las expropiaciones de Los Rodeos, de Las Huertas en Santa Cruz, de la Vía Exterior o aquellos contrarios a obras como el puerto industrial de Granadilla, el de Tacoronte, etc.

En medio de la maraña de asistentes se podían leer pancartas como ‘No a la destrucción de nuestra tierra’, que encabezaba la protesta, ‘No al puerto de Granadilla’, ‘Sí al puerto de Santa Cruz’, ‘No a la ampliación de Los Rodeos’, ‘No a los derribos de las costas’. ‘En defensa del suelo agrícola y de barrancos de Güímar’, ‘Salvemos Las Teresitas, Anaga y su litoral’, y algunas en clara alusión al Ejecutivo canario, ‘¿Dónde está el Gobierno que dice defender a los canarios?’

Sin incidentes

Durante la manifestación, que transcurrió sin ningún tipo de incidentes, se jaleaba ‘Ahí está la cueva de Alí Babá’, al paso de ésta por el Ayuntamiento de Santa Cruz, ‘Político aprende, Las Huertas no se vende’, ‘Este puerto lo vamos a parar’, o ‘Menos puertos industriales, más escuelas y hospitales’, gritaban también los profesores y médicos que están en conflicto con el Gobierno canario en estas últimas fechas y que se sumaron.

Entre los asistentes se pudo ver al presidente de la Agrupación Socialista de Santa Cruz de Tenerife, Pedro Anatael Meneses, a Cándido Quintana de la plataforma de sí al puerto de Santa Cruz, al ex alcalde de Vilaflor, José Luis Fumero, entre otros. Preguntado este último por la menor asistencia de gente a la manifestación, en comparación con otros años, declaró que lo que ha ocurrido con esta movilización es que “se ha convocado con poco tiempo de antelación y una protesta de esta magnitud se ha de convocar meses antes”.También aseguró que se debe a que hay pocos medios de comunicación que hagan promoción de la manifestación.

Otra de las cosas que apuntó Fumero –que lideró hace cinco años una movilización a la que asistieron más de 100.000 personas para rechazar las torres de alta tensión en Vilaflor- fue la necesidad de que la manifestación “tenga un claro objetivo y un mensaje nítido y claro”, porque en esta protesta se hace referencia a muchos temas, refiriéndose a la diversidad de pancartas.

Respecto a la escasa presencia de representantes políticos, afirmó que éstos “no pueden venir, porque sería una vergüenza, empezando por el PSOE que es el que ha apoyado el puerto de Granadilla”.

Fiesta de la dignidad

La manifestación llegó a la Plaza de La Candelaria pasadas las dos de la tarde. Allí tres mujeres fueron las encargadas de leer el manifiesto en el que se destacaba que este sábado “se celebraba la fiesta de la dignidad de un pueblo en la que demuestra que no se le engaña” y se exigía responsabilidad pública a los problemas medioambientales y sociales de la Isla.

Asimismo se solicitaba que no se ampliara el Aeropuerto de Los Rodeos, ante la pérdida de suelo agrícola y calidad de vida de sus vecinos; que no se hiciera la Vía exterior, que “no engañaran más las autoridades hablando del beneficio del anillo insular y en su lugar mejoraran las carreteras de la Isla y fomentaran el suelo rústico”.

También en el manifiesto se exigía a las administraciones que no “siguieran destruyendo la costa con puertos indecentes para ricos” y se expresaba el “hartazgo de la sociedad ante la corrupción urbanística y los pelotazos. Queremos que se descubra toda la verdad de Las Teresitas y que vayan a la cárcel los que tengan que ir”, gritaba una de las manifestantes.

En cuanto al puerto de Granadilla, se recordó que esta infraestructura portuaria “ha logrado paralizarse siete años el puerto devastador y lo seguiremos retrasando otros siete años más porque no se hará nunca”.