Entrevista

Miguel Ángel Ballesteros: "Canarias es de los sitios más seguros con el yihadismo"

04/11/2015

El General Director del Instituto Español de Estudios Estratégicos, presente en Gran Canaria para firmar un acuerdo con la Real Sociedad Económica de Amigos del País, valora las posibilidades que tienen las islas en la logística global.

ETIQUETAS:

- ¿Cuál es la posición geopolítica de Canarias en la aldea global?

- La posición que un territorio ocupa en el globo, determina un montón de factores. Eso unido a la economía, al factor político y  a la seguridad, conforman una forma de vida, unas oportunidades e implica algunos riesgos. En el caso de Canarias su posición se marca para bien: estamos en un territorio europeo, una parte de España con los estándares de seguridad, jurídicos, de protección de las personas, los más altos del mundo. Por encima de Estados Unidos, solo hay que ver el número de asesinatos por cada 1.000 habitantes de cada país. Pero tiene una posición que le sitúa como una zona de oportunidades, porque está en un nudo central con respecto a lugares que se están desarrollando como América Latina o África.

- ¿Ahí es dónde cobra especial importancia el Archipiélago?

- Esos continentes se tienen que desarrollar sí o sí, porque si no logran hacerlo la Unión Europea tiene que ayudarles. No solo el Magreb, también el Sahel. Canarias está en la posición más favorable para ser el pilar del puente para contribuir a ello. La posición que ocupa es climatológicamente la mejor de Europa. Y algo fundamental, las infraestructuras y las comunicaciones aéreas. Es el punto ideal para constituirse en un hub aeroportuario, un centro de distribución. ¿Quién es el competidor ideal para ese tráfico entre Latinoamérica, África y Europa? Casablanca, por eso Marruecos no ha puesto su base en Rabat. ¿Quién tiene ventaja? El que sea capaz de construir las infraestructuras y convenza a las compañías.

- ¿Y está en una buena posición para medirse a esa competencia?

- La renta per cápita de España está en 30.000 dólares. La de Marruecos son 3.300. Esa diferencia de nivel de vida se traduce en una sanidad de un alto nivel, en una educación de alto nivel, en unos servicios, carreteras de muy alto nivel que no te puede dar un país que tenga un país con una renta casi diez veces inferior a la tuya. Y eso es una ventaja competitiva para el turismo o para las empresas que se quieren instalar. Naciones Unidas cuando mira a Las Palmas ve una oportunidad, también en el tráfico marítimo, donde el puerto de La Luz tes muy importante.

- ¿Cuáles son los riesgos geopolíticos de Canarias?

- Ahora mismo África, en el Magreb y Sahel, está sometida a tensiones. Hay vemos yihadismo en Mali, crimen organizado con cocaína que entra por la costa este africana y sube por el Sahel hacia Europa.  La inmigración: en 2006 llegaron más de 31.000 inmigrantes, pero una buena política contribuyó a que se arreglara el problema. Hoy hay mucho más tráfico que en 2006, lo que pasa es que los países como Senegal o Mauritania controlan mucho mejor sus costas y eso hace que busquen otras rutas. Hay riesgos, pero son mucho más las oportunidades.

- Cita la proximidad a cunas del yihadismo. ¿Hay que temer especialmente a esa amenaza?

- Nadie está exento en el mundo de un ataque terrorista. Ahora bien, Canarias es de los sitios más seguros. Primero por las fuerzas y cuerpos de la seguridad del Estado; luego por la insularidad. Ya no está en las rutas de inmigración, y muchas veces esas rutas, que no las mismas personas, que se usan para el tráfico de cocaína o hachís son las mismas que se utilizan para el tráfico de seres humanas. Los inmigrantes no son yihadistas, pero esos caminos sí son aprovechados. Por todo ello Canarias es ahora mismo de los sitios más tranquilos en ese aspecto.

- Insiste mucho en que Canarias debe ser un lugar que apoye el crecimiento de África, que sume lo que ellos no pueden conseguir ¿Esa idea está arraigada en el Archipiélago?

- La falta de cultura en seguridad y defensa que hay en toda Europa, y fundamentalmente en España, hace que no tengamos la suficiente conciencia de que invertir en el vecino y ayudar a apagar el fuego en la casa de al lado es ayudarnos a nosotros mismos. Sobre todo, no tenemos la conciencia de que ayudar a una intervención temprana requiere menos esfuerzos que cuando la cosa ya está desbocada. Eso requiere que los pueblos tengan cultura, la ciudadanía tiene que tener opinión fundada en todos los aspectos. Exige que la opinión pública, igual que se implica en la política local o la economía, lo haga en la política internacional. Si nos estamos atentos países más lejanos aprovecharán oportunidades que eran cercanas.