Microsoft y la ONCE firman un amplio convenio que impulsa la accesibilidad universal de las Tecnologías de la Información

04/03/2009

Microsoft Ibérica y la ONCE y su Fundación han dado hoy un paso adelante en la estrecha cooperación que ambas entidades ya mantienen desde hace años con el objetivo de garantizar la plena incorporación de las personas con discapacidad a la Sociedad del Conocimiento. Las entidades han firmado un nuevo convenio marco que incluye un amplio abanico de líneas de colaboración, todas encaminadas a promover el acceso a las Tecnologías de la Información. La cooperación, que tendrá proyección nacional e internacional, pone especial énfasis en la concienciación sobre la gran importancia de la accesibilidad universal de las tecnologías. Se trata de crear una mayor "cultura de la accesibilidad", ya que las tecnologías y webs inaccesibles dificultan el acceso a contenidos y servicios digitales para las personas con discapacidad, el 9% de la población española y el 15% de la europea.

El acuerdo ha sido rubricado por Miguel Carballeda, presidente de la ONCE y su Fundación, y María Garaña, presidenta de Microsoft Ibérica. En el acto de la firma también han estado presentes Ángel Ricardo Sánchez, director general de la ONCE, y Alberto Durán, vicepresidente 1º ejecutivo de la Fundación ONCE.

Carballeda ha destacado que este convenio "ayuda a romper las barreras que, en ocasiones, las tecnologías suponen para las personas con discapacidad. Además, trata de evitar la brecha digital que se puede producir con el resto de la población, lo que sería muy negativo para la integración y normalización de las personas con discapacidad, y perjudicaría seriamente sus opciones de acceso al empleo, el ocio o la comunicación".

Para María Garaña, presidenta de Microsoft Ibérica, "este convenio es un nuevo hito en nuestro apoyo continuo a la ONCE y su Fundación, con la firme creencia común de que la igualdad de oportunidades pasa por facilitar la utilización de las TIC. Microsoft ha dedicado más de una década de esfuerzos e investigación a conocer mejor las necesidades de las personas con discapacidad y ayudarles a aprovechar el máximo su potencial sin ningún tipo de barreras".

Líneas de cooperación

Las nuevas líneas de cooperación que han establecido la ONCE y su Fundación con Microsoft van dirigidas a la necesidad de aumentar la concienciación sobre la importancia de que existan cada vez más aplicaciones de software accesibles para personas con discapacidad, y fomentar su desarrollo y utilización a nivel global.

Una de las áreas de colaboración se desarrollará en el contexto del portal Discapnet, una iniciativa de la Fundación ONCE, la web de referencia para el sector de la discapacidad, tanto en España como en todo el mundo de habla hispana. Sobre la base de esta exitosa experiencia, cuyo flujo de visitas está en constante crecimiento, la Fundación ONCE ha decidido crear un portal europeo de discapacidad especializado en distintas temáticas, de alcance internacional y multilingüe. Para este proyecto, la Fundación ONCE contará con la colaboración de Microsoft, que aportará una donación de software para su creación y mantenimiento de 270.000 dólares, además de patrocinar el portal, aportar contenido web y las herramientas necesarias para garantizar su completa accesibilidad.

Otro de los ámbitos de actuación conjunta en pro de la accesibilidad se enmarcará dentro del proyecto INREDIS (Interfaces for Relations between Environment and People with Disabilities). Se trata de un programa financiado por el Gobierno español y liderado por la Fundación ONCE a través de Technosite, que desarrolla investigación sobre tecnologías que permitan crear canales de comunicación e interacción entre las personas con algún tipo de necesidad especial y su entorno. Ello implica no sólo accesibilidad, sino también interoperabilidad, es decir, la capacidad del software para comunicarse e interactuar con cualquier tipo de aplicación. Microsoft, como experto en materia de accesibilidad e interoperabilidad, se convertirá en socio de este proyecto, ofreciendo toda la información y recursos necesarios para que la tecnología que surja de INREDIS pueda ser empleada por cualquier persona con discapacidad, con independencia de la plataforma que utilice.

Además de estas iniciativas, la Fundación ONCE y Microsoft impulsaran la puesta en marcha de un ecosistema de tecnología accesible más fuerte y con más visión de futuro, para acelerar la evolución hacia una sociedad digital que incluya a todas las personas con discapacidad, y a todos los que deseen personalizar su experiencia con la informática. Estos esfuerzos incluyen acciones conjuntas de concienciación pública, la búsqueda de sinergias con los Centros de Innovación que Microsoft tiene establecidos en España, la adhesión de la ONCE al consorcio AIA (Accesibility Interoperability Alliance), del que Microsoft es miembro fundador, y la profundización en los programas conjuntos que las entidades han venido llevando a cabo en los últimos años.

Programas como el Centro de Estudios de Nuevas Tecnologías para personas con discapacidad que, en colaboración con Accenture, está facilitando a las personas con otras capacidades el acceso a los contenidos formativos necesarios que les permitan una óptima preparación para su inserción en el mercado laboral; o el acuerdo que une a Microsoft y la ONCE desde 2004, y que contempla desde el desarrollo técnico y la asesoría en temas de accesibilidad a iniciativas orientadas a la aplicación de la tecnología Microsoft en la educación de los niños con ceguera o problemas graves de visión. Además, la ONCE actúa como "beta-tester" de los productos de Microsoft, revisando sus características de accesibilidad.

Además, la ONCE y Microsoft seguirán impulsando DONO, una iniciativa que les une desde hace dos años y que está llevando la tecnología a un coste mínimo a ONGs de toda España. Se refuerzan así el compromiso de ambos de ampliar la iniciativa como forma de reforzar la capacidad del tercer sector español en general y del sector de la discapacidad en particular. Asimismo, las entidades trabajarán para concienciar a las empresas y a la sociedad de que la integración de las personas con discapacidad ha de ser un valor prioritario en toda política de Responsabilidad Social Corporativa.