MERCEDES. Un cambio radical para la clase A

Flick Canarias presenta un modelo que se transforma en una berlina para así convertirse en toda una referencia

JUAN CARLOS DE FELIPE

La Clase A es un claro exponente del nuevo dinamismo de la marca Mercedes-Benz. Se trata de un vehículo nuevo hasta el último de sus detalles. La industria del automóvil no ofrece muchas oportunidades de afrontar un proyecto novedoso partiendo de cero. Y los ingenieros y diseñadores de la marca la han aprovechado de forma convincente.

El modelo, que ya aterriza en el mercado canario, tuvo su puesta de largo en las instalaciones de Flick Canarias en la Avenida de Escaleritas de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

La Clase A es un claro alarde de dinamismo y de diseño cuidado, comenzando por una altura dieciocho centímetros menor que la de su antecesor. Los diseñadores de Mercedes han interpretado de nuevo el concepto clásico de dos volúmenes, creando un exterior sugestivo con carácter más deportivo y que rompe radicalmente con el vehículo anterior.

La impresión de valor y esencia deportiva continúa en el interior. Las posibilidades de combinación de materiales de alta calidad permiten cumplir a ambos todas las expectativas. Las molduras presentan una superficie galvanizada en color plateado cromado, un acabado metálico auténtico con tacto peculiar y moderno. Estos elementos convencen por la calidad del acabado hasta el último detalle, y por la unidad de diseño resultante.

La Clase A es el único vehículo de su categoría equipado de serie con una advertencia de colisión basada en un radar con servofreno de emergencia adaptativo. Este equipo reduce el peligro de sufrir accidentes por alcance. El sistema de asistencia a la conducción advierte al conductor con señales ópticas y acústicas si detecta un obstáculo, y prepara al mismo tiempo el servofreno de emergencia para una intervención precisa. Este último se activa en el momento en que el conductor pisa con contundencia el pedal.

La gama de motores, integrada por propulsores de gasolina y diésel, resumen el pliego de condiciones de cualquier cliente, desde potencia hasta consumos y nivel de respeto al medio ambiente.

El abanico de potencias de la nueva generación de mecánicas de gasolina, con 1,6 y 2,0 litros de cilindrada, ofrece 115 caballos en el A180, 156 caballos en el A200 y 211 caballos en el A250. Los motores diésel convencen también por su máxima eficiencia y su compatibilidad medioambiental gracias a la moderna técnica de inyección y a la sobrealimentación. El A180 CDI desarrolla 109 caballos y un par motor máximo de 250 Nm; en el A200 CDI, la potencia nominal es de 136 caballos.