Maxim Huerta: "En dos segundos se prendió una llama de diez metros de altura"

07/02/2013

Telecinco.es recoge las declaraciones del presentador de la gala de la reina de Santa Cruz de Tenerife, Maxim Huerta, que vivió en primera persona la tragedia  del incendio del vestido de la candidata Saida Prieto , que sufre quemaduras de primer y segundo grado en el 40% de su cuerpo.

 

La noche de la elección de la Reina de Carnaval terminó en tragedia, una tragedia de la que fue testigo Màxim Huerta, presentador de la gala. Horas después de la tragedia, el copresentador de 'El programa de Ana Rosa', visiblemente afectado, ha relatado lo ocurrido en el recinto donde tenía lugar la elección de la reina. "Estaba justo detrás del escenario porque había una actuación y en dos segundos, mientras estábamos en backstage con el micro preparado para dar paso a más candidatas, se prendió una llama de diez metos de altura, empezó a arder una de las cortinas blancas. Ardió en un segundo."

La organización les pidió que salieran al escenario Tras ver las primeras llamas, Màxim Huerta se volvió para  comprobar la magnitud de lo que estaba ocurriendo y se percató de que una de las niñas estaba en llamas. "En cuanto me fijé, vi que las llamas eran de una de las candidatas. Empezaba a arder el traje, que es de plumas y material inflamable. En ese momento me aterroricé. Miré. La niña quería escapar al traje, un traje al que van atadas con cinturones. En ese momento me dijeron que saliera al escenario. Los bomberos fueron directamente y yo
escuchaba desde el escenario como intentaban apagarlo. Yo estaba presentando como si no pasara nada para que no cundiera la alarma en un recinto con diez mil personas. A través del pinganillo nos ordenaron que no dijéramos nada y que alargáramos la fiesta. Continuamos hablando quince minutos sin vídeos y sin nada mientras oíamos el follón. Yo soy asmático y empezaba a notar como se podía respirar, las cenizas empezaban a salir al escenario y todo el público empezaba a notar el olor a quemado. Muchos pensaban que era la pantalla. Nadie sabía nada pero las redes sociales empezaron a dar cuenta y ya se sabía lo que estaban pasando", ha relatado el periodista.

El vestido de una de las candidatas prendió el de Saida Prieto Mientras continúa la investigación de los sucedidos, Máxim Huerta ha explicado que el fuego lo originó el vestido de otra de las candidatas. "Unas candidatas salen por la derecha y otras por la izquierda. Fue en las impares donde Magnolia, la candidata número nueve, no se sabe si fueron bengalas o el fuego frío, que si está permitido que no quema pero sí prende, lo que tal vez pudo encender el vestido de la candidata siete", ha explicado Màxim, que tuvo que continuar con la gala mientras los bomberos sofocaban el incendio. "La presentadora y yo seguimos en el escenario sin saber lo que podíamos decir. Intentaba pedir información, empezó a pararse el sonido de los bomberos. Entendí que la cosa estaba calmada. Cuando llevábamos diez o quince minutos recibimos la orden de dar paso a la siguiente candidata. En ese momento respiré porque pensé que no había nada greve y que todo iba bien."

La organización decidió seguir con la gala para evitar el pánico Tras dar paso a la siguente candidata, Máxim y su compañera regresaron al backstage, donde les informaron de lo sucedido. "Detrás del escenario la organización es perfecta. Es la primera vez que sucede algo así. Detrás del escenario pedí urgentemente información y me dijeron que la niña estaba siendo atendida, que el resto de candidatas estaban preparadas y que dijera que la candidata número siete no podía salir por un problema. Yo estaba conectado con la gente de prensa del Ayuntamiento que estaba en contacto con el alcalde Bermúdez, con los organizadores y el director de la gala y decidieron que como la niña estaba siendo atendida que la gala, por precaución, no se alarmara y sucediera algo peor. Yo pregunté si podía decir que la niña estaba bien y me dijero que no, que dijera que no podía salir por un problema técnico", ha relatado el periodista visiblemente afectado.