Más de 3.000 personas gritan "no" a los recortes a discapacitados

08/11/2011
ETIQUETAS:

Más de 3.000 personas, según los convocantes, se manifestaron frente al Cabildo de Tenerife para gritar no a los recortes presupuestarios en las entidades que trabajan con discapacitados.

Convocada por la plataforma Tenerife Discapacidad, que aglutina a las entidades que atienden a discapacitados en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, piden tanto al Cabildo como al Gobierno canario que cumplan y financien estos centros al 50 por ciento, tal y como les corresponde.

Así lo ha indicado uno de los responsables de esta plataforma, Juan Carlos Griñón, quien se ha quejado de que hay entidades a las que todavía les deben 250.000 euros

"Nosotros hemos cumplido con la cartera de servicios que nos obligan y ellos ya han dicho que ahora no hay dinero", ha lamentado Griñón, al tiempo que sujetaba una pancarta que rezaba "no a los recortes".

Asimismo, ha denunciado que se les pague a tramos, según dice, lo hicieron en abril y en junio, una situación que deja a algunos centros en "una situación muy delicada", pues no han cobrado ni el 50 por ciento de lo que se les debe.

Hasta este año los centros tenían un plan, el plan de atención a la discapacidad, que financiaba a todos, pero finalizó en 2010, se prorrogó en 2011 y ahora "no se sabe lo que va a pasar", ha apostillado.

Acompañada por su hijo discapacitado, Eloisa Bacallado, ha acudido a la manifestación porque considera que "el Cabildo no cumple con su promesa y hay grandes posibilidades de que algunos recursos se cierren".

Según ha contado a Efe, su hijo está en un centro de día y tiene ayuda a domicilio, unos servicios que necesita y por los que teme.

De forma parecida piensa una de las cuidadoras de la asociación Prominsur de Granadilla, Celi Hernández, quien acudió a las puertas de la sede de la corporación con la esperanza de que "alguien se asome y digan algo" para poderse quedar tranquilos y saber que mantendrán sus puestos de trabajo.

"Hay incertidumbre", ha lamentado la trabajadora de Prominsur, centro en el que cada día trabajan 12 personas y acuden 45 discapacitados.