ENTREVISTA

Martín Caparrós: «Hay que hacer periodismo contra el público»

20/01/2017

El literato estará el próximo jueves en el Centro Bibliotecario Insular de Puerto del Rosario en el ciclo 'El escritor y tú'. El argentino mantendrá un diálogo con su colega Jorge Carrión

ETIQUETAS:

El escritor argentino Martín Caparrós estará el jueves 31 de marzo en el Centro Bibliotecario Insular de Puerto del Rosario en el ciclo 'El escritor y tú'.  El literato mantendrá un diálogo con su colega Jorge Carrión.

P. - Su vida ha transcurrido entre el periodismo, el ensayo, el libro de viajes y la literatura de ficción. Ahora mismo, ¿en qué territorio está?
R. -Yo llamo a todo eso literatura. Si acaso mi vida ha transcurrido entre la novela, el ensayo, la historia... Sigo tan nómada como siempre. Mi último libro es Lacrónica, una especie de compilación de trabajos de no ficción. El lunes, después de volver de Canarias, presento una novela. Se titula Echeverría.

P. -  ¿Nos puede adelantar algo de su libro?
R. - Se publica el 4 de abril. Lo edita Anagrama. Echeverría es la historia de un poeta argentino que vivió en la primera mitad del siglo XIX y que fue un señor que, en algún momento, tuvo la idea de inventarse  una literatura argentina. El país acaba de constituirse. Echeverría pensó que no tenía aún una identidad cultural fuerte y que se podía construir con la literatura, así que empezó a inventar esta literatura nacional y lo hizo. Fue un poeta romántico. Armó grandes poemas con mucha Pampa, muchos indios... Poemas bastante malos. Pero su intento, en general, tuvo éxito. Fue el padre fundador de literatura argentina. Contó la historia argentina con la oposición dictadura de entonces.

P. -  ¿Cantó loas al general San Martín?
R. - Es de una generación posterior. Su obra es de entre 1830 y 1860.

P. - ¿Hay mucha ficción en esta historia?
R. - Hay bastante de ficción porque quise. Y, aunque no hubiera querido, no sabemos lo suficiente de su vida.

P. - Usted en el ámbito del periodismo ha hecho de todo: periodismo deportivo, cultural, taurino, gastronómico, político y policial en prensa escrita, radio y televisión. ¿Cómo ve el panorama? ¿Cree que los medios son más que nunca un arma al servicio del poder, como contaba Umberto Eco en su última novela?
R. -  No creo que más que nunca, si acaso como siempre. Pero también creo que una de las grandes ventajas de este momento es la etapa de desconcierto que se abre para los medios. Aún no saben cómo adaptarse a los nuevos tiempos y por eso hay más oportunidades. La era digital hace más fácil crear nuevos canales de comunicación. Antes los  medios eran más pesados, costosos y complicados.

P. - Pero Internet tiene otros riesgos. Los medios pueden llenarse de tetas y culos para ganar visitas.
R. - Cada vez me convenzo más de que hay que hacer periodismo contra el público. Hay que sacudirse esa obligación de los medios tradicionales de trabajar para darle al público lo que quiere. Uno tiene que hacer lo que tiene que hacer. Si le das lo que quieren, le das basura. Solo hay que ver la lista de lo más leído en las páginas webs de los grandes medios.

P. - Se exilió de Argentina, luego vivió en París, en Madrid, volvió... ¿Se siente exiliado?
R. - Nunca me sentí  exiliado. Solo entre 76 y 83. Ahora no estoy exiliado. Estoy viviendo en distintos lugares sin nada que me fuerce a ello. Es otro punto de vista.

P. - ¿Y dónde vive ahora?
R. - En Madrid.

P. - En 1997 se publicaron los tres tomos de La Voluntad- Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina 1966-1978, obra que escribió con Eduardo Anguita. ¿Cree que Argentina ha aprendido de su pasado?
R. - Argentina ha aprendido de su pasado y cada vez nos hemos arruinado mejor. Hemos optimizado las formas de tirarnos al vacío.

P. - Pero hay menos violencia o, al menos, la económica es distinta.
R. - Hay una escena en El Padrino que explica esto. La sangre es mala para los negocios. La violencia interviene cuando no hay más remedio. El éxito del sistema explotación contemporáneo es no tener que recurrir a la violencia. En La Argentina hubo un recurso fuerte a la violencia para enderezar la destrucción del país. Ahora, el mecanismo está en funcionamiento y no es necesario recurrir a la violencia: se sigue deshaciendo el país con medios noblemente democráticos.

AUTOR VERSÁTIL Y PRIVILEGIADO

Escritor de oficio. Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) publica con frecuencia sus columnas en distintos diarios. Además de en El País, sus artículos aparecen en medios de Italia, Alemania y Colombia.  «La mayor parte del tiempo escribo. Es mi trabajo básico, sin él no puedo vivir», comenta Caparrós, que dice sentirse afortunado por dedicarse únicamente a la escritura. «Es un privilegio. Me da mucho gusto poder vivir de  hacer algo que haría de todas maneras», explica.

'El hambre'. Este es el título de su último ensayo, publicado en 2014. Caparrós asegura que aunque los males del mundo parecen ser eternos, aún hay espacio para la utopía. «Si no lo hubiera, no me interesaría seguir trabajando sobre estas cuestiones. Hace falta imaginación y decisión para ver que otro mundo es posible», afirma.

Obras. Caparrós ha cultivado la crónica y los libros de viajes, además del ensayo. Su última novela es Comí (2013). En 1992 ganó el premio de Periodismo Rey de España por Crónicas de fin de siglo, unos relatos de viajes publicados en la revista mensual Página/30. En 2011 se alzó con el Premio Herralde de novela por Los Living.

Interlocutor. El autor conversará con su colega catalán Jorge Carrión, autor de las novelas Los turistas (2015), Los huérfanos (2014) y Los muertos (2010). Carrión conoce a fondo la obra del argentino.