Marisa Galarza muestra su obra pinturas ‘por África’

08/04/2013
ETIQUETAS:

Realmente, desde pequeña tuve interés por todo lo que fuera arte», cuenta la empresaria grancanaria Marisa Galarza, por lo que no es de extrañar que siga cultivando una afición a la que le gustaría poder dedicar más tiempo en el día a día.

Las asignaturas de dibujo y arte eran las que mejor se me daban», y, como anécdota, «siempre cuento que hacía los trabajos de dibujo míos y de mis hermanas». Con el tiempo, y tras unos años de aprendizaje autodidacta, Marisa Galarza, vicepresidenta de Galaco, se ha formado con diferentes profesores y artistas canarios, como Mercedes Ley. Tras pasar por varias etapas, ahora da el paso y expone por primera vez en público.

En total, la exposición Por África reúne 18 cuadros, «algunos de ellos composiciones de varios cuadros a la vez», a través de los cuales, dice la pintora, «no busco expresar algo en especial, sólo plasmar emociones, algo que inspire sensibilidad y ternura». Aunque en la muestra que se inaugura el próximo jueves 11 (20.00 horas) en la Sala de Exposiciones de CANARIAS7 en El Sebadal habrá «otros cuadros que son más agresivos, como la boca de un cocodrilo», asegura. «Todos inspiran un sentimiento» y llevan títulos que recuerdan «valores que admiro en las personas y que me gustan, como honestidad, respeto, tolerancia, y cada cuadro lo refleja. Son valores que defiendo».
Los cuadros, «que abarcan cuatro o cinco años» de su vida debido a que «pinto muy poco, a pesar de que es algo que me encanta», son de técnica mixta –óleo, ceras, pastel, y tinta–. «Casi todos ellos son sobre soporte de madera, algún lienzo y papel». La madera, dice Marisa Galarza, «me gustó porque tenía que ver con África, significa la autenticidad».
Y es que el continente africano es el gran protagonista de la muestra, ya que la recaudación obtenida de la venta de los cuadros irá destinada a un proyecto solidario en Kenia. Por África es el resultado de «mis impresiones tras varios viajes a países africanos». Concretamente, «tres viajes que he hecho a África que me han dado tanto, que pensé que  yo les debía mucho» y esta es una manera de devolver lo recibido.

El motivo.  Una serie de circunstancias han hecho que Marisa Galarza entre en contacto con un proyecto de desarrollo que se lleva a cabo en Kenia y con el que colabora. «Mis hijos estudian en el Colegio Americano, y una profesora colabora con una casa de acogida a través de otro profesor de un colegio americano en Kenia. Sabemos que el dinero va allí directamente, a la casa de acogida Sure 24 que recoge a niños abandonados», en la zona del lago  Nakuru, «y que intenta recuperar la grandeza de la infancia», cuenta Galarza. «Esta profesora va una vez al año allí, saca fotos y vemos cómo se invierte el dinero recaudado», a una cocina, un gallinero, a abrir un nuevo ala sólo para niñas. «Es un dinero que va directamente a la casa de acogida», sin  intermediarios, aunque, recuerda Galarza, «también está bien colaborar con ONG». Ahora, dice la empresaria y pintora, «me ha cuadrado todo, me comprometí a colaborar» con esta casa de acogida y en ello anda. «Es una labor extraordinaria, cambian la vida de un niño de la calle» al salir de un entorno hostil, ser escolarizados y vivir «en un entorno agradable que les da cariño y alimentos».

Por todo ello la exposición Por África resulta aún  más especial para Marisa Galarza, porque gracias a su arte unos niños africanos vivirán un poco mejor.