la noche americana

Marilyn, la estrella que acabó estrellada

14/08/2014

Hubo actrices mejores, hubo señoras más estupendas, hubo protagonistas con mayor capacidad de seducción, hubo historias todavía más tristes que la suya... pero alguna conjunción planetaria fuera de lo común se dio el día que nació Norma Jeane  (1926-1962), luego rebautizada artísticamente como Marilyn Monroe, de manera que se convirtió en mito del cine y mucho más: su rostro fue inmortalizado como pieza del arte contemporáneo por Warhol y hasta mereció un emotivo poema de alguien tan poco sospechoso de capitalista como Ernesto Cardenal. Norma/Marilyn fue el ejemplo perfecto de lo bueno y lo malo del star system, que lo mismo crea una estrella casi de la nada que la estrella por completo en lo personal. Y así acabó: estrellada.

Ella y ellos. Pudo haber sido famosa por sus dos últimos maridos (Joe DiMaggio y Arthur Miller) pero lo fue casi más por sus supuestos amantes: Bobby y JF Kennedy.
Con Olivier.  Rodó con Lawrence Olivier El príncipe y la corista y cuentan las crónicas que acabaron tirándose de los pelos. Literalmente.

Su mejor película.
Para disfrutar de su encanto, La tentación vive arriba; para ver su otra cara, Niágara.

Su peor película.
El príncipe y la corista, por la escasa química de la pareja protagonista.