Marcadores genéticos exclusivos de las cabras canarias perviven en los Andes

25/01/2017
ETIQUETAS:

Marcadores genéticos exclusivos de las cabras canarias aparecen en el ganado actual de los Andes de Chile, Argentina y Bolivia, así como en Cuba, pues en América pervive la huella de los animales que embarcaban en las islas los navegantes rumbo al Nuevo Mundo.

Precisamente sobre la perspectiva genética en los orígenes del ganado canario se presenta este miércoles una publicación en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife en la que los genetistas Félix Goyache, Óscar Ramírez y Marcel Amills, junto al etnólogo Juan Capote, recopilan las investigaciones sobre cabras, ovejas y cerdos de las islas desde la etapa prehispánica.

Juan Capote, que es miembro del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias, explica en una entrevista a EFE que este hecho muestra la influencia del ganado canario en Latinoamérica donde, cuando se habla de su procedencia española se identifica con la Península Ibérica, pese a que tanto cabras como ovejas, y probablemente cerdos, son de origen isleño.

En la publicación, editada en español e inglés, se especifican las características generales del ADN, los orígenes, diversidad e influencia del patrimonio genético de las cabras canarias, el análisis genético del ganado prehispánico y un estudio de la oveja en Canarias a partir de la genética de poblaciones.

Los estudios se han realizado a partir del ADN mitocondrial, el que se hereda de madres e hijas, y estos análisis genéticos los complementa Juan Capote como etnólogo en cuanto que aporta sus conocimientos de morfología, de conocimiento de las razas y características de los animales.

Para la publicación se han recopilado trabajos ya editados en revistas especializadas como Animal Genetics y Scientific Reports en los que se ha comparado el ADN de las razas canarias entre ellas y con las americanas.

Al respecto, Juan Capote, que es colaborador del Museo Arqueológico de Tenerife, detalla que ya los cronistas de la época de la Conquista relataban el embarque de ganado de las islas en los barcos rumbo al nuevo continente, y el propio etnólogo y el arqueólogo Antonio Tejera escribieron un libro sobre los animales que partieron de La Gomera.

Antes de la llegada de Colón en América no había animales domésticos, salvo el perro, ni cabras, cerdos, ovejas, vacas, caballos y burros.

Hay indicios de que los animales trasladados desde Canarias se expandieron por el resto del continente a partir de Cuba, señala Juan Capote, quien extrajo muestras para el estudio del ADN en cabras de los Andes argentinos.

Con estos estudios genéticos se ha constatado además que, en lo referente al ganado del archipiélago, cabras y cerdos provienen de un solo rebaño, a partir del cual sus descendientes pasaron a las diferentes islas.

Ello explica que la pieza dentaria de un cerdo tenga el mismo ADN en Lanzarote que en Tenerife, o dientes de una cabra encontrada en un yacimiento arqueológico de la primera isla citada tenga una gran similitud con la cabra palmera actual y con las disecadas que se encontraron en la Caldera de Taburiente.

Un dato llamativo es que el mayor porcentaje de pieles con las que se envolvían las momias de los primitivos habitantes del archipiélago procede del cerdo, algo curioso porque esta piel es comestible, al contrario de la de cabra y oveja.

Y en este ámbito el caso más enigmático es el de una momia que se encontró en La Palma envuelta en piel de ciervo, lo que provoca especulaciones en cuanto a que si procedía del comercio o pertenecía a alguien que la trajo con él porque así determinaba su jerarquía de mando, al ser una pieza de mayor calidad.

Lo que queda pendiente pese a que hay interés por parte del Museo Arqueológico de Tenerife es estudiar los restos de perros y comparar su genética con las razas actuales en la isla, pues estos animales pueden aportar una información muy importante debido a que acompañaban a los humanos en sus desplazamientos en barco y migraciones.

Juan Capote es actualmente Past President de la Asociación Internacional de la Cabra, es decir, que se encarga de asesorar durante cuatro años al nuevo titular de la organización, que promueve un estudio mundial de las razas representativas de ganado caprino en el que está incluido Canarias.