Entrevista

Mar Julios: «El PP vende Canarias a cachitos»

02/02/2015
ETIQUETAS:

Elegida por CC para sustituir al polémico Miguel Zerolo en el Senado, se propone sumarse desde el escaño a la defensa de la singularidad canaria en Madrid y muy especialmente dar la batalla contra la privatización de los aeropuertos que ha iniciado el Gobierno de Rajoy.

— Usted  ya ocupó un escaño en el Congreso y casi trece años después se va a sentar en el Senado. ¿Cómo afronta este regreso a la política de ámbito nacional?
— Con mucha ilusión, con responsabilidad y sobre todo con ganas de seguir comprometida con la defensa de los intereses canarios, porque lamentablemente cada vez son más los asuntos que tenemos pendientes con el Estado y es importante que se oiga nuestra voz en Madrid. Vengo a sumar mi trabajo y mi compromiso a la importante labor que vienen desempeñando mis compañeros Narvay Quintero en el Senado y Ana Oramas en el Congreso.
— Apenas va a tener unos meses para llevar a cabo esa tarea, ¿cuáles van a ser sus prioridades?
— Defender las singularidades canarias que no se están respetando y hacer valer el derecho de las Islas a estar al mismo nivel que el resto de las comunidades autónomas del Estado. Que no es poco. Por ejemplo, se ha desatado una polémica en torno a los aspectos económicos del REF porque hay dirigentes del PP canario que ponen en duda que se vayan a negociar en esta legislatura, e incluso han dejado caer que las especificidades canarias se van a incluir en el mismo paquete que la reforma del sistema de financiación autonómica. Eso no lo podemos permitir porque supondría la pérdida de derechos históricos. Y sin duda otro asunto fundamental es frenar la privatización de los aeropuertos canarios.
— Pero el Gobierno ya ha puesto en marcha la venta parcial de AENA y se niega a fragmentar la red aeroportuaria. ¿Cree que es reversible?
— Es que Canarias no puede estar incluida en esa privatización. Es un atropello que tenemos que impedir. Además nuestro Estatuto de Autonomía establece que Canarias tiene la competencia sobre sus aeropuertos si el Estado deja de asumir su gestión directa. Los aeropuertos son nuestra puerta de entrada y salida, fundamentales para la economía canaria, no solo por el turismo, y es evidente que el Gobierno de Rajoy quiere ponerla en manos privadas. Lo que está haciendo el PP es vender Canarias a cachitos, porque sabemos que los aeropuertos canarios son muy rentables y se pretenden malvender a manos privadas, lo que equivale a hipotecar nuestro futuro. Es una irresponsabilidad por parte del Estado hacer algo así con una comunidad autónoma insular.
— Es médico y parte de su trayectoria política está ligada a la sanidad, ¿va a tener reflejo en el Senado?
— La defensa de los servicios públicos es una seña de identidad de mi implicación en política y lo va a ser también en esta nueva etapa. Es un asunto crucial. La insuficiente financiación que recibimos del Estado nos impide tener la misma inversión media por habitante que el resto de España, y hablamos de sanidad, de educación y de servicios sociales. Solo en sanidad nos deben 2.400 millones. El PP, que ahora niega que exista esa deuda, la reclamaba en la anterior legislatura y prometió que iba a acabar con la situación pero desde que están en el Gobierno central la diferencia ha aumentado.
— ¿Con su designación como senadora autonómica frente a otros nombres que se barajaban, se busca fortalecer a CC de Gran Canaria?
— Tenemos  claro que CC entra en una nueva etapa, en la que con los nuevos equipos que se están  formando en torno al candidato y el nuevo entendimiento interinsular  de tú a tú, CC de Gran Canaria  está recuperando la posición que debería haber tenido siempre dentro de la organización.  Creo que es importante, fue una decisión tomada en el Consejo Político y en la Permanente, donde más allá de mi persona se apostó por que CC de Gran Canaria vuelva a recuperar su peso político. Para mí es un orgullo defender los intereses de Canarias y que vuelva a haber una voz nacionalista de Gran Canaria en Madrid.
— Cada vez son más las voces que urgen a reformar el Senado e incluso hay quien propone suprimirlo. ¿Qué opina?
— Creo que la Constitución, que recoge el papel de las dos Cámaras, necesita una adaptación a la realidad, y ese debate no se ha podido tener porque ninguno de los dos partidos que han tenido la responsabilidad de gobernar se ha atrevido a reformar los aspectos territoriales, que es la siguiente etapa del desarrollo de nuestra democracia. El Senado tiene esbozadas funciones como órgano territorial, pero después no se ha desarrollado como tal. PP y PSOE solo se acuerdan de prometer la reforma del Senado en campaña, luego se olvidan.