Mano a mano en las tardes de la tele

R.R.

Llevan semanas preparándose para el lunes ponerse frente a las cámaras y abrir a los canarios una gran ventana a la actualidad y el entretenimiento desde la cercanía, sin perder nunca el rigor e intentando implicar a los telespectadores, los verdaderos protagonistas de En abierto, el nuevo espacio de la Televisión Canaria. Estíbaliz Pérez y Carmelo Martínez serán los «intermediarios entre la calle y los espectadores», un papel, dicen, de «mucha responsabilidad». Ninguno de los dos acaba de llegar a la televisión, al contrario. Conocen el medio y cuentan con un equipo «de primera» para sacar a delante casi una hora de programa diario, de lunes a viernes, que para ellos supone un doble reto: «Superar al Canarias Directo», que dejó de emitirse en diciembre para dar paso a En abierto; y «mantenernos en el tiempo», algo que pasa por «ganarnos al público», dicen Estíbaliz Pérez y Carmelo Martínez. «Probar algo diferente es un reto» y así se lo están tomando Carmelo y Estíbaliz, que están entusiasmados con «salir de la rutina», porque «estar todos los días en directo nos exige estar siempre muy atentos», advierte Carmelo, que considera muy importante para que el programa cale en la gente «no ir detrás de los informativos, sino generar noticias, de forma cercana, que lleguen a la gente y que ésta se implique». Carmelo tiene tablas en eso de contar las cosas con sencillez, con términos que cualquiera entiende. Lo hacía hasta ahora en dos minutos para los informativos. «Carmelo es un déjate querer», dice Estíbaliz de su compañero, un calificativo que es el «valor añadido» que aportará al programa. Sobre Estíbaliz, Carmelo tiene claro el porqué la productora Can Can, creadora de En abierto para la Televisión Canaria, la ha elegido: «Sabe hacer de todo; ha pasado por todos los formatos y en todos está genial». Los dos forman un tándem perfecto para un programa que pretende romper moldes y donde ellos no son bustos parlantes, sino que van a «aportar un extra». Estíbaliz y Carmelo quieren colarse en las casas de los canarios «con cercanía a través de la pantalla, pero también en el tú a tú», porque, además de estar en el plató de televisión, van a salir a la calle y a implicarse en las historias de la gente. Se niegan a que la gente los vea como estrellas intocables de la televisión. Su sencillez y su actitud los ayudará a lograrlo, pero también ayuda el estilismo del programa. La estilista Cristina Martín será la encargada de vestirlos cada día, a Estíbaliz con ropa de Les Champs y a Carmelo de Silbón, para acentuar su cercanía a la gente. Irán «muy guapos», dice, pero no con indumentarias imposibles, alejadas de la calle. Saida Rodríguez y Vanessa Díaz, por su parte, ya se han encargado de cambiarles los cortes de pelo, sobre todo el de Estíbaliz, que ha pasado de lucir melena larga y lisa a un estilismo mucho más desenfadado. «Uff, cuando me cortaron el pelo fue ya el cambio de chip», bromea Estíbaliz, que se deja asesorar sin rechistar, aunque reconoce que «con los años cada vez me cuesta más arriesgarme». «Aquí había que cambiar de registro, alejar mi imagen de los informativos... pues pelo diferente y fuera chaquetas». Carmelo asegura que se está dejando llevar «totalmente» en los estilismos que le plantea Cristina. «No llego a la tele con una idea preconcebida de cómo voy a ir vestido, por eso me dejo llevar. Ni Estíbaliz ni yo somos unos maniáticos de la moda», agrega. Se ven guapos y en sus respectivas casas también han gustado los cambios. Estíbaliz cree que a Celso, su marido, le gusta mucho el nuevo corte de pelo y a sus dos niños, pero bromea con que igual no la han mirado bien, porque en las últimas semanas apenas ha parado por su hogar. Reconoce que le va a costar volver al horario de tarde, porque hasta ahora trabajar por la mañana le permitía estar con los niños, de siete y dos años, por las tardes. «Pero no hay problema», dice. Ya lo tiene todo organizado. A Carmelo, que también está casado, le ha pasado casi igual, aunque asegura que Sara, su mujer, sabe cómo es el trabajo de un periodistas: «Ella ya me conoció así», bromea, y, además, no hay niños. Sus respectivas parejas no tienen nada que ver con el periodismo, algo que ambos agradecen porque «es lo que te permite desconectar» del trabajo, dicen. Estíbaliz tiene su refugio en Los Realejos, el pueblo tinerfeño en el que nació y donde sigue viviendo; Carmelo se relaja en Los Cristianos, en el sur, de donde es su familia. Hablan de sus familias con devoción; la misma con la que hablan de su trabajo. Sobre todo del proyecto que están a punto de estrenar. «Yo creo que va a gustar mucho», opina Estíbaliz, mientras Carmelo asiente. Están entusiasmados con el nuevo programa y se les nota cuando se interrumpen continuamente para explicar cómo se estructura, cuál será su papel como presentadores o hablan del equipo. En abierto quiere que la gente se vea en la pantalla, que cuente sus historias, sus problemas, sabiendo que no se quedarán en un reportaje, sino que tendrá continuidad hasta que se resuelva. «Vamos a seguir una historia hasta el final, porque siempre nos quedamos sin saber qué pasa luego». Esta es la principal novedad del programa, que se divide en tres bloques: actualidad, solidaridad y entretenimiento. «Abordaremos los temas del día, pero de una manera más interpretativa, también los de fuera de Canarias, contados por canarios que estén en el exterior; contaremos historias humanas con la idea de buscar qué pasa luego». Esta es la principal novedad del programa, que se divide en tres bloques: actualidad, solidaridad y entretenimiento. «Abordaremos los temas del día, pero de una manera más interpretativa, también los de fuera de Canarias, contados por canarios que estén en el exterior; contaremos historias humanas con la idea de buscar soluciones con la ayuda de los telespectadores, con casos en directo y con un teléfono siempre en pantalla para que cualquiera pueda aportar algo», explican Carmelo y Estíbaliz. Y al final del programa llega la parte más lúdica y de entretenimiento y un espacio que creen que gustará mucho: El chollo del día, «un reto a los comerciantes donde, por ejemplo, una zapatería ofrece arreglos a un euro, un autolavado de coche por 99 céntimos o un menú por 2 euros», relatan. Con este menú, Carmelo y Estíbaliz se colarán todas las tardes, de lunes a viernes, en las casas canarias a modo de aperitivo del Telenoticias2. La primera cita es el lunes día 4.

Temas

RTVC