Los usuarios puntúan con un notable al Hospital General de La Palma

EUROPA PRESS

El Hospital General de La Palma ha obtenido una nota de 8,4 sobre 10 en la Encuesta de Satisfacción al Alta Hospitalaria (ESAH) correspondiente a 2015, según ha informado la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias en una nota de prensa. El estudio se llevó a cabo en una muestra de 321 pacientes, de los cuales un 58,5% eran mujeres y un 41,5% hombres. El mayor número de personas que ha participado en esta encuesta se encuentra en el grupo de edad de 70 años y más. El 65,75% ingresó por el servicio de Urgencias y el 53,3% permaneció ingresado menos de cinco días. Hematología, con un 9,5, ha sido el servicio más valorado por los usuarios; seguido de Urología, con un 9,1; Nefrología, con un 9; Otorrinolaringología, con un 8,8, y Digestivo con un 8,7. El 93,7% de los pacientes encuestados indica que el Hospital está bien señalizado, resultando fácil orientarse, y el 97,8% señala que han respetado su intimidad. Igualmente, un 96,5% manifiesta que le han informado con claridad sobre la evolución de su enfermedad y de las pruebas que le hicieron, y un 98,7% que le informaron adecuadamente sobre los cuidados o el tratamiento que debía seguir en casa. Los usuarios de los servicios médicos se mostraron más satisfechos con la variable relacionada con la acogida, en concreto, la información sobre las normas de funcionamiento de la planta. El análisis de las variables del ingreso, por sexo, revela que los hombres mostraron mayor grado de satisfacción con las variables relacionadas con el alojamiento, en concreto, la temperatura y calidad de la comida; asimismo, valoraron positivamente la información o entrega de la carta de derechos y deberes. Si se compara el resultado de la encuesta del hospital con el global de la Comunidad Autónoma, mejora la valoración que hace la población usuaria sobre algunas variables relativas al alojamiento y el trato. La ESAH se lleva a cabo anualmente por el SCS desde 2004 con la finalidad de medir la calidad percibida de la actividad asistencial y conocer la satisfacción de la población atendida en aspectos que recogen, por ejemplo, la acogida al paciente, la información y calidad de la atención prestada, condiciones del alojamiento o trato recibido, entre otros, durante su proceso de hospitalización.