Los templarios habitan en Gran Canaria

25/04/2009
ETIQUETAS:

La sede de la iglesia británica, en Ciudad Jardín, en la capital grancanaria, acogió en la mañana de este sábado la ceremonia de  investidura de templarios, un acto revestido de la liturgia de una orden que fue parte de la historia europea.

Según un comunicado de los organizadores,  los templarios de hoy ya no son descendientes directos de aquellos otros que dieron origen al Temple, pero sí persiguen sus mismos ideales, y en su memoria, siguen vistiendo el blanco manto con la cruz paté templaria, túnica, y espada al cinto. La Religiosa y Militar Orden de los Caballeros del Temple es hoy, una entidad de carácter apolítico, cultural, religiosa y que se define como cristiana ecuménica, y de beneficencia, nacida en las islas canarias, y que cuenta hoy con una nutrida representación en países europeos (Francia, Italia, Alemania, Rusia...) y americanos (Estados Unidos, Colombia, Costa Rica, Argentina..).

Los organizadores recuerdan que "los templarios existían antes de que Dan Brown los hiciera tristemente famosos en su “Código Davinci”. Cuando el Rey Jaime I reconquistó el reino de Aragón para la cristiandad, con la legítima ambición de reunificar la España perdida por la invasion musulmana del año 711, entre otros, le acompañaban un selecto grupo de caballeros que destacaban por la pulcritud y elegancia -sin lujos- de sus uniformes blancos, y por la destreza, el valor y la disciplina demostrados en el combate.¿Quiénes eran estos legendarios caballeros, protagonistas de un gran servicio prestado a la cristiandad durante doscientos años y, paradójicamente, víctimas de un triste y trágico destino? Veamos: en el año 1119, un veterano cruzado francés llamado Hugo de Payns – algunos autores dicen de Payens- , conocedor de la lengua árabe y de la topografía militar de los Santos Lugares, acompañado de ocho caballeros que sentían como él los ideales de la cruzada, se presentaron al rey Balduino II de Jerusalén. Hugo le ofreció su colaboración para proteger a los peregrinos que desde toda la cristiandad acudían a la tierra de Jesús. Balduino aceptó la oferta, mientras que el patriarca de Jerusalén les concedía el reconocimiento canónico. Los Pobres Caballeros de Cristo, como ellos quisieron llamarse, emitieron los votos de castidad, pobreza y obediencia, según la regla de los canónigos regulares de Jerusalén, y un cuarto voto de carácter militar, para proteger a los peregrinos y defender los Santos Lugares".
"Más tarde, cuando las naves de Colón zarpaban para las Américas, lucían en sus velas la quíntuple cruz del Santo Sepulcro (una cruz grande, rodeada de cuatro mas pequeñas, entre los brazos), para llegar a las Islas Canarias y cambiarlas por otras en las que sólo había la cruz paté, típica cruz formada por cuatro triángulos convergentes, de la Orden del Temple. ¿Por qué hacían ésto? ¿Acaso Colón sabía que los nativos americanos conocían esa señal? ¿Porqué la Virgen de Candelaria (una virgen que según los investigadores, ya estaba en poder de los aborígenes guanches, cien años antes de la conquista de las islas por los castellanos) patrona de Canarias es una virgen negra, tal como la que adoraban los Pobres Soldados de Cristo?".  La Religiosa y Militar Orden de los Caballeros del Temple (abreviado RMOCT) es una asociación neotemplaria, nacida genuinamente en nuestras islas canarias", agrega el comunicado. "¿Por qué el calificativo de neotemplaria?. Sabido es que los primitivos templarios del Siglo XI y XII, eran célibes por imperativo de su norma: la Regla de San Bernard De Clairvuax, su fundador. No existe por consiguiente, la posibilidad de atribuirse una supuesta herencia templaria, después de que por mandato del Rey Felipe IV de Francia, y a expensas del Papa Clemente V, fueran primero excomulgados por éste y luego perseguidos, martirizados y muertos en forma trágica, un nefasto viernes 13".