Los sobornos diseñan las listas electorales jordanas

15/08/2016
ETIQUETAS:
- asia

Los sobornos a la hora de diseñar las listas electorales en Jordania pueden afectar al resultado de los comicios electorales del próximo septiembre, que por primera vez se celebran bajo un sistema proporcional.

Con la nueva ley electoral jordana, que obliga a la configuración de listas y elimina las candidaturas individuales, los sobornos -conocidos en el país como dinero "negro", "sucio" o "político"- van más allá de la simple compra de votos.

Están siendo utilizados para la compra de candidatos, que tienen como fecha límite para registrarse mañana, 16 de agosto, debido a la dificultad de formar listas electorales en un país vacío de verdaderos partidos políticos con programas.

"Hay verdadero miedo de que este fenómeno afecte a los resultados de las elecciones generales", dijo a Efe el secretario general del Partido de Unidad Pública (PUP), de ideología izquierdista, Said Diab.

En su opinión, estos sobornos representan "una distorsión del proceso electoral y de la voluntad de los votantes, además de ser, en general, una forma de corrupción".

Diab explicó que el proceso tradicional de pagar dinero u ofrecer servicios a los votantes, que ha sido recurrente en elecciones pasadas, está mutando hacia la compra de candidatos.

"Hay corruptos que simplemente están diciendo a los candidatos que se unan a su lista obteniendo a cambio dinero o servicios. Este estilo es equivalente a una compra colectiva de votos", agregó.

Diab culpó de esta situación al Gobierno por "no ser serio en la lucha contra ese comportamiento".

Los comicios del 20 de septiembre se llevarán a cabo según un nuevo sistema electoral, basado en el principio de representación proporcional, que reemplazó al conocido sistema de una persona un voto, que estuvo presente desde 1993.

El nuevo sistema representa un gran cambio con respecto al anterior, al obligar a los candidatos a configurar listas, en vez de candidaturas individuales, en un intento de incentivar la formación de partidos efectivos y programas, en lugar de depender de afiliaciones tribales y familiares.

Muchos de los potenciales candidatos han declarado no obstante que están encontrando verdaderos desafíos en la formación de listas, en conformidad con la nueva ley.

Solo el Frente de Acción Islámica (FAI), el brazo político de los Hermanos Musulmanes jordanos, ha declarado que ha conseguido configurar 26 listas electorales a través de alianzas con candidatos independientes, tribales y académicos.

El FAI ha decidido participar en estos comicios después de haber boicoteado los procesos electorales en 2010 y 2013, como forma de protesta contra el anterior sistema electoral.

El primer subsecretario general del FAI, Ali Abul Sukkar, señaló a Efe que la práctica de los sobornos está "lamentablemente presente" en el país.

"Aquellos que practican la compra de votos y candidatos ponen en riesgo la difícil situación económica y las necesidades de una gran parte de los jordanos", indicó el dirigente islamista.

Asimismo, agregó que no cree que se estén tomando medidas serias para acabar con este fenómeno, que "adquiere la forma de pago directo de dinero o de ofrecimiento de bienes y servicios".

Sin embargo, señaló que el efecto de estas prácticas podría disminuir "con políticos con las manos limpias capaces de formar listas de candidatos y concurrir con programas políticos y económicos".

Ante las críticas de inacción, el portavoz oficial de la Comisión Independiente Electoral (CIE), Yihad Momani, aseguró que su organismo está intentando acabar con la compra de votos, pero no puede hacer mucho "más allá de la ley, que obliga a los candidatos a tener un techo máximo de gasto".

"La ley castiga fuertemente a los infractores, pero necesita pruebas. Todo lo que podemos hacer es enviar a los infractores a la Fiscalía General", agregó en declaraciones a Efe.

Según la ley jordana, los condenados por pagar sobornos a los votantes reciben un castigo de entre cuatro y siete años de cárcel.

La ley permite un techo de gasto por candidato de 5 dinares (7 dólares) por votante en circunscripciones acomodadas como Ammán, y de 3 dinares (4 dólares) por votante en las zonas más desfavorecidas del país.

"Aparte de eso, la CEI ha ordenado la disposición por orden alfabético de los nombres de los candidatos en la lista y ha obligado a los partidos a abrir cuentas bancarias en un intento de limitar el gasto", añadió Momani.

"El fenómeno del 'dinero político' está presente en todos los países del mundo, pero apostamos por la conciencia de los ciudadanos jordanos para estar a la altura de la vía democrática", sentenció.