Los retenidos en El Aaiún zarpan esta noche hacia Gran Canaria

29/08/2010

Los catorce españoles que participaron en una protesta en apoyo al pueblo saharaui en El Aaiún, once de los cuales fueron detenidos, embarcarán esta noche en un barco que les llevará de vuelta a España, según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Los catorce españoles de origen canario e integrantes de la asociación "SaharAcciones", se habían trasladado El Aaiún, capital administrativa del Sahara Occidental, para denunciar la violación de los derechos humanos y la ocupación marroquí ilegal de ese territorio.

La protesta, que tuvo lugar ayer a las 18:00 hora local, fue reprimida por las fuerzas de seguridad marroquíes, que detuvieron y sometieron a un interrogatorio a once, según dijo Japci Marrero, uno de los canarios que organizó la manifestación.

Posteriormente, Roberto Mesa y Anselmo Fariñas, dos de los activistas detenidos e integrantes de la asociación "SaharAcciones", denunciaron que al menos seis de los manifestantes resultaron heridos de diversa consideración por los golpes que les propinaron supuestamente policías de paisano.

Mesa relató, en una conversación telefónica, que él mismo y otra compañera, Carmen Roger, recibieron golpes en costillas, cara, cabeza y cuello, y que la propia policía les trasladó al hospital para que fueran atendidos.

Tras los incidentes, el director general de Relaciones con África de Gobierno canario, Pablo Martín-Carbajal, se puso en contacto con los activistas que le informaron de que se encontraban bien, aunque asustados por la carga policial.

Los activistas han explicado que, tras la protesta, once de ellos estuvieron arrestados alrededor de ocho horas, desde las siete y media de la tarde hasta las cuatro de la madrugada pasada, hasta su trasladado a la Casa de España.

El Ministerio ha hecho público un comunicado en el que, tras confirmar la detención de once ciudadanos españoles, señala que nada más conocer los hechos se pusieron en marcha los dispositivos de asistencia consular por parte de la Embajada y del Consulado General de España en Rabat.

Asegura que los detenidos han estado acompañados y asistidos por funcionarios españoles y que esta tarde están en las dependencias de la Depositaria de Bienes del Estado en El Aaiún, donde "han preferido permanecer", a la espera de embarcar esta noche en un barco para regresar a España.

Según el departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos, que niega que se encuentren bajo arresto domiciliario en la Casa de España, las autoridades marroquíes les han recomendado que permanecieran en dichas dependencias y que, por seguridad, no se desplacen sin estar acompañados por funcionarios de la embajada.

Este suceso se produce pocos días después de que el Gobierno, en concreto el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, diera por "superados" los incidentes registrados en la frontera de Melilla por el bloqueo y las protestas marroquíes contra la policía española.

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, se ha apresurado a pedir explicaciones al Gobierno por este hecho que evidencia, en su opinión, que la reciente visita a Rabat del ministro no fue más que un "puro teatro".

En este sentido, González Pons ha pedido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no permita que estos incidentes se solucionen pidiendo perdón a Marruecos porque "los españoles ejercen sus derechos fundamentales".

Sobre este asunto también se ha pronunciado el secretario general de ICV, Joan Herrera, para pedir que se llame a consultas al embajador español en Marruecos y emplazar al Gobierno a mantener una "actitud firme contra las actuaciones violentas de la Policía marroquí".

Desde Bruselas, el eurodiputado de IU Willy Meyer ha condenado los incidentes y ha anunciado que pedirá a la Unión Europea una reacción, tras constatar que este hecho no es sino una muestra más de la permanente represión a la que se ve sometido el pueblo saharaui".