Los restos óseos hallados en el Barranco de Guiniguada pertenecen a una mujer desaparecida en 2009

EUROPA PRESS

Los restos óseos hallados el pasado 1 de marzo en la zona de palmeras ubicadas en el barranco de Guiniguada de Las Palmas de Gran Canaria -entre el barrio de Casablanca tres y Lomo Blanco, exactamente en un sendero no transitable de la zona- pertenecen a una mujer, C.I.G.C., de 54 años y vecina de Telde, cuya desaparición fue denunciada el 16 de enero del año 2009. Según informa la Jefatura Superior de Policía de Canarias, funcionarios adscritos al Grupo de Homicidios tuvieron conocimiento el pasado martes del hallazgo por parte de trabajadores forestales de la empresa Gesplan de restos humanos en una zona escarpada y de difícil acceso del barranco de Guiniguada. Así, tras una inspección minuciosa de los investigadores, se llegó a determinar que el resto del esqueleto pudiera estar en una zona de descanso de la ladera del barranco, la cual se antoja inaccesible sin los medios necesarios para su escalada, por lo que con la colaboración de Bomberos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, se logró acceder al punto donde se encontraron semienterrados nuevos restos óseos, ropas y joyas. Desde la Jefatura se destacó la pericia y valor del bombero que realizó el rescate de los restos referidos, dada la peligrosidad de la zona donde se hallaban, la cual resulta intransitable y con riesgo eminente de desprendimiento. Una vez analizadas las ropas y pertenencias halladas con los restos óseos, y a falta de realizar la identificación por AND, los investigadores del Grupo de Homicidios realizaron una búsqueda entre los expedientes de las personas que figuran desaparecidas en Gran Canaria. Los agentes centraron las pesquisas en base a los indicios obtenidos, en mujeres de mediana edad que llevaran más de dos años desaparecidas, dando como resultado la identificación de una mujer que su nombre atiende a las siglas C.I.G.C. de 54 años de edad, vecina de la localidad de Telde y desaparecida el día 15 de enero de 2009, aunque la denuncia se realizó al día siguiente. La identificación se llevó a cabo por el reconocimiento de familiares de la desaparecida de los objetos personales y ropas hallados en el lugar del descubrimiento, los cuales afirmaron ser propiedad de C.I.G.C. Finalmente, por parte del Grupo de Homicidios se continúan con las investigaciones tendentes a lograr el total esclarecimiento de los hechos.