Los plazos para tramitar proyectos inversores en Canarias bajan a la mitad

El Gobierno canario reconoce que la complejidad legislativa y la burocracia administrativa son un «factor disuasorio» a la hora de poner en marcha proyectos de inversión. Con el objetivo de mejorar esta situación, el anteproyecto de Ley sobre tramitación preferente de inversiones estratégicas pretende reducir a la mitad los plazos de los trámites.

El Gobierno de Canarias aprobó recientemente este anteproyecto de ley que pretende reducir los plazos en la tramitación de iniciativas importantes para el desarrollo social y económico de las islas. El argumento, señala el texto, es la necesidad, a efectos de la recuperación económica, de crear condiciones propicias para favorecer la inversión y dinamizar la puesta en marcha de iniciativas que puedan favorecer el impulso de la recuperación, propiciando riqueza y empleo.
Para ello, estima el Ejecutivo, es preciso acometer medidas de simplificación de las cargas y procedimientos administrativos dirigidos a generar confianza en los agentes económicos, agilizando la ejecución de proyectos de inversión empresarial.
A este respecto, recuerda que la Administración autonómica ya ha puesto medidas en marcha, entre ellas,  el comité de inversiones y proyectos estratégicos -aprobado en 2012- dirigido a favorecer la implantación o localización en Canarias de inversiones externas o proyectos de iniciativas inversoras de especial relevancia.
Sin embargo, entiende ahora que esta iniciativa requiere ser complementada por una simplificación de los procedimientos administrativos que afectan a esos proyectos. Así, el objetivo del anteproyecto es establecer una tramitación preferente de los procedimientos administrativos relacionados con tales proyectos por parte de todas las administraciones canarias, de tal forma que se reduzcan a la mitad los plazos previstos en las administraciones canarias.
Y es que el Gobierno de Canarias entiende que existe «un consenso generalizado en que uno de los más serios obstáculos» para fomentar la inversión y la competitividad en una economía radica en el exceso de cargas administrativas necesarias para poner en marcha  proyectos de inversión e iniciativas empresariales. En este sentido,  en el texto del anteproyecto se califica de «factor disuasorio» para los empresarios la complejidad legislativa y la burocracia administrativa.
Subraya además que en Canarias la normativa es especialmente «abigarrada e intrincada» en todos los aspectos relacionados con la ordenación del territorio y la protección del medio ambiente, circunstancia que «incide directamente» en la puesta en marcha de proyectos
El anteproyecto prioriza la tramitación de expedientes relacionados con inversiones externas o proyectos de especial relevancia para el desarrollo económico de las islas y reducir a la mitad sus plazos ordinarios de trámite contemplados en la normativa de cualquier administración pública canaria.