Los ministros de Agricultura europeos logran un acuerdo sobre el desarrollo rural

21/06/2005

Después del fracaso de la cumbre de Bruselas sobre el presupuesto comunitario, los ministros europeos de Agricultura lograron alcanzar en Luxemburgo un acuerdo sobre las ayudas al desarrollo rural, en un intento por mostrar que Europa todavía puede avanzar.

Ya al iniciarse la reunión el lunes, la presidencia luxemburguesa de la UE, que concluye a fines de junio, había advertido sobre los riesgos de un nuevo fracaso. El ministro de Agricultura del Gran Ducado, Fernand Boden, señaló que no negociaría "diez horas" para no obtener resultados.

El viernes pasado, tras 14 horas de maratónicas negociaciones, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker había constatado la incapacidad de los 25 miembros de la UE para ponerse de acuerdo sobre el presupuesto comunitario 2007-2013.

Por este motivo, Luxemburgo había llegado con la firme intención de obtener un compromiso, aún más simbólico, ya que se refería a la Política Agrícola Común (PAC), en el centro de la controversia entre Francia y el Reino Unido por el presupuesto.

Y a última hora de la noche, Boden pudo anunciar, "orgulloso", un acuerdo unánime que demuestra que Europa "todavía es capaz de tomar decisiones importantes" y tener "solidaridad y comprensión mutua".

Este compromiso, que simplifica las reglas de atribución de los fondos comunitarios para el desarrollo rural, es una prueba de que "Europa todavía está con vida", afirmó por su parte la comisaria de Agricultura, Mariann Fisher Boel.

La Presidencia de la UE y la Comisión Europea aprovecharon la oportunidad para defender la PAC, atacada sin respiro en los últimos días por el Reino Unido, que se niega a ceder el reembolso de sus aportes comunitarios si no se revisan los gastos agrícolas, garantizados hasta 2013.

El primer ministro británico Tony Blair justificó el lunes su firmeza en ese punto al afirmar que la UE no podía "esperar diez años o más para los cambios necesarios" en la estructura de su presupuesto, frente al actual proceso de globalización.

La PAC, "única política europea completamente financiada por fondos europeos", es una "piedra angular de la integración" del bloque, y por ello particularmente "importante para los nuevos Estados miembros", respondió la comisaria Fisher Boel.

El acuerdo sobre el desarrollo rural "da un señal clara a los agricultores", agregó Boden. "Pueden tener confianza de que se toman decisiones en su favor y que no sólo se habla de ellos como de quienes consumen inútilmente el dinero comunitario", explicó.