Los juicios de despido bajan casi un 70% en Las Palmas

ETIQUETAS:

Los juicios por despido han experimentado en 2011 una drástica disminución tras año y medio crítico, admitió ayer el presidente de la Sala de lo Social del Tribunal Superior, Humberto Guadalupe. De señalar 25 vistas de apelación al mes se ha pasado a unas 8. «Se ha normalizado», dice el magistrado.

El presidente de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en su sede de Las Palmas, Humberto Guadalupe Hernández, admitió ayer que los juicios por despido en la provincia han bajado hasta casi «normalizarse» en los últimos meses.

Guadalupe, observados privilegiado de le crisis desde el estamento que vive sus consecuencias más tangibles, apuntó que después de 2009 y 2010, los años duros de la crisis en los que la Sala «estuvo casi un año y medio señalando una media de 25 juicios [en apelación] por despido al mes», en los últimos meses las cifras se han «normalizado» y el tribunal celebra unas ocho vistas por despidos al mes, lo que en una estimación oficiosa implica una reducción de casi el 68% en este tipo de litigiosidad.

«Los despidos han bajado muchísimo», aseveró el magistrado en conversación con este periódico; «nosotros durante el años 20089 y parte del 2010 pasamos de señalar ochos despidos al mes a señalar 25, y con cuatro magistrados estuvimos año y medio resolviendo despidos, conflictos, tutelas, los pleitos más complicados, porque aquí no llegan conciliaciones ni desestimientos, lo que llega aquí es litigio puro y muy duro», advirtió, y ahora estamos volviendo a señalar unas ocho al mes, porque ha bajado la pendencia, se ha normalizado»,

Guadalupe dijo que comprendía y compartía las inquietudes de los abogados laboralistas y comités de empresa que el domingo denunciaban la falta de medios de la jurisdicción y pedían más juzgados, pero recordó que la realidad es la que es y que no hay expectativas de mejora a corto y medio plazo.

"Los tiros van por los refuerzos"

 Presionar. El presidente de la Sala de lo Social admitió que el panorama actual es crudo: en 2009 se creó un juzgado de lo Social para ponerlo en marcha en 2010 y la crisis lo ha retrasado para finales de 201, y en el año pasado no hubo previsión de creación ni de nuevos juzgados ni de una segunda sala, como pedía el manifiesto de los laboralistas. «Me parece estupenda la reacción de los abogados», subrayó, «pero yo lo que les diría es que tienen que presionar para que se creen los refuerzos y que funcionen.

Día a día. Guadalupe explicó que el problema no es de saturación en la entrada de litigios –«no es el papel que entra, que ese se está sacando todo», aclaró– sino en las bolsas de pendencia, esto es, los asuntos que están esperando resolución porque no se dio abasto en los años duros, por ejemplo en 2010, cuando la que la Sala pasó de 1.800 asuntos pendientes a 2.500. «Y eso se arregla con refuerzos, ya se lo expuse al presidente del Consejo General y del Supremo, Carlos Dívar, cuando se reunió con la Sala de Gobierno.

Dos años. El magistrado enfatizó que el problema es que los refuerzos funcionan mal: «Pides cuatro y te dan uno, tardan en renovarse o no se renuevan. Con un refuerzo de un magistrado en la Sala durante dos años y un par de magistrados más en la instancia, donde la mayoría de los juzgados están al día, nos ponemos al día, eso ya sucedió con los despidos», recapituló.