Los inmigrantes reciben atención médica y son identificados

12/02/2007

Los 372 inmigrantes asiáticos y subsaharianos que se hallaban a bordo del buque "Marine I" y que hoy han sido desembarcados en el puerto mauritano de Nuadibú están recibiendo atención médica antes de ser identificados para proceder después a su repatriación.

El gobernador de Nuadibú, Yahya Uld Mohamed Vall, dijo a Efe que tanto el desembarco de los inmigrantes como la asistencia médica y las labores de identificación se están desarrollando con normalidad y señaló que las autoridades mauritanas esperan que las repatriaciones comiencen hoy mismo.

Tres aviones españoles se encuentran ya en el aeropuerto de Nuadibú para repatriar a los inmigrantes una vez que concluya su identificación, en la que colaboran diplomáticos de la India, Pakistán y Guinea Conakry.

Los diecisiete inmigrantes que se encontraban en peor estado de salud fueron los primeros en desembarcar del "Marine I" en el puerto de Nuadibú para recibir asistencia médica.

Según explicó a Efe un responsable de Cruz Roja, los inmigrantes son atendidos en un hospital de campaña que esta asociación ha desplegado en el puerto, y hasta el momento sólo a uno de ellos se le ha tenido que poner un gotero y se está valorando si es necesario su traslado a un hospital.

Los inmigrantes, que llevaban más de dos meses de travesía y una semana frente a las costas mauritanas, comenzaron a desembarcar poco antes de la una de la tarde.

El jefe de coordinación para µfrica de Cruz Roja, Jaime Bara, señaló que la Policía se encarga de tomar los datos de cada persona que, una vez realizada esta labor de identificación, recibe la asistencia médica precisa, alimentos y ropa de abrigo, y posteriormente pasa a disposición de un representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para el reconocimiento de su nacionalidad.

Además, en el puerto se han habilitado duchas para que los inmigrantes pueden asearse, una vez que se les entrega un "kit" facilitado por Cruz Roja, que consiste en un chándal, dos mudas, dos camisetas, sandalias y una manta.

Según Bara, el desembarco se está desarrollando con normalidad y de forma coordinada por los distintos organismos competentes.

Hasta el momento, las asistencias sanitarias son principalmente por deshidratación.

En el carguero viajaban 372 inmigrantes, 305 de Cachemira y el resto de Costa de Marfil, Birmania, Sierra Leona, Sri Lanka y Liberia.

El desembarco ha sido permitido por las autoridades de Mauritania tras las intensas negociaciones celebradas durante los últimos días con el Gobierno de España, que culminaron en la firma de un acuerdo definitivo para que el buque fuera remolcado hasta el puerto mauritano de Nuadibú.

Unos 60 policías españoles se han trasladado a Nuadibú para ayudar a las autoridades mauritanas en el proceso de identificación de estas personas, paso previo a la devolución a sus países de origen.

El Gobierno español se encargará finalmente de todas las repatriaciones, la mayor parte de las cuales se efectuará desde territorio mauritano, y las que no se puedan -ya sea por problemas de identificación o porque sus países de origen no acepten a los inmigrantes- se intentarán llevar a cabo desde España.

Ayer llegó desde Canarias un avión con material sanitario, un hospital de campaña y medicinas para reforzar el operativo que Cruz Roja tiene desplegado en la zona para la atención a personas inmigrantes.

El "Marine I", que se averió el pasado 4 de febrero en aguas internacionales cuando se dirigía a Canarias, fue descubierto por un avión de reconocimiento español, que alertó al Centro de Control Nacional de Salvamento en Senegal.