Los inmigrantes del 'Marine I' parten rumbo al Archipiélago

14/02/2007

Finalmente el Gobierno español ha decidido trasladar a todos los inmigrantes del Marine I a centros de internamiento de Canarias. Las dificultades de llevar a cabo la primera idea, enviar un avión con los subsaharianos a Guinea Conakry de donde se supone partieron, han hecho que España prefiera hacer todos los trámites de identificación en las Islas.

En estos momentos Guinea Conkry se encuentra inmersa en una huelga general que ha obligado a las autoridades a decretar un toque de queda durante doce días y a cerrar el aeropuerto. Por ello, el Gobierno español ha optado por realizar los trámites de identificación y repatriación de todos los inmigrantes del Marine I, asiáticos y subsaharianos, desde la isla de Fuerteventura donde se encuentra el CIE más amplio de Canarias, 1.070 plazas, y que en estos momentos está prácticamente vacío.

La primera opción del Ministerio del Interior era derivar al CIE de El Matorral sólamente a los asiáticos, 334 en total, debido a que desde el Archipiélago se cuenta con mejores infraestructuras y comunicaciones para las repatriaciones. Sin embargo, debido a las complicaciones, fuentes del propio Ministerio confirman que serán los 369 irregulares, 35 de ellos subsaharianos, los que vuelen hacia Canarias. De hecho, ayer partió hacia las Islas el primer vuelo desde Nuadibú con 90 inmigrantes en su interior. Ese avió hizo escala en Cabo Verde y anoche se esperaba su llegada en Gran Canaria para un posterior traslado a Fuerteventura, si bien, en caso de que el aeropuerto majorero estuviese ya cerrado -no opera toda la noche-, los inmigrantes podrían pasar ese primer día en Gran Canaria.

Por su parte, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, asumió ayer que la repatriación de los inmigrantes del Marine I a sus países de origen está complicada. «La situación es difícil», señaló, «conseguimos que el barco atracara en Mauritania, que no era fácil, e instalar un hospital para prestarles atención sanitaria. Ahora estamos en fase de identificación», añadió, «que es un proceso lento porque tampoco es fácil respetando todas las leyes».

Denuncia

Desde que se logró el acuerdo con Mauritania para el atraque del Marine I en Nuadibú se trasladaron a varias Unidades de Intervención Policial (UIP) de Las Palmas de Gran Canaria, Sevilla y Madrid. Según denuncia la Confederación Española de Policía (CEP) las condiciones a las que se han enfrentado los agentes no son las más idóneas.

«No se les ha facilitado alojamiento en las 36 horas que llevan desde que han salido de territorio español; han tenido que dormir en una nave, en la localidad de Nuabidú sobre cartones y con una manta en el mejor de los casos, con unas condiciones higiénicas deplorables, sin poder lavarse ni realizar sus necesidades; y durante estas 36 largas horas la única comida que han ingerido ha consistido en un bocadillo del avión y un par de huevos fritos» señalaba el sindicato policial en un comunicado emitido ayer.

La CEP denuncia «la descoordinación y la improvisación de estos viajes» y exigen una mejora de las condiciones de los agentes así como garantías de «seguridad y salubridad».

Mientras, todos los inmigrantes del Marine I ya han desembarcado. Según fuentes del Cruz Roja, los cuadros médicos más habituales que presentaban son vómitos, diarreas, quemaduras, fiebres, mareos, tensión alta y «bastantes» sufren sarna por falta de higiene. Sólo uno de los inmigrantes se mantiene en observación con suero, por la extrema debilidad que presenta. En total viajaban en el Marine I 369 personas. Dos de Liberia, diez de Sri Lanka, diez de Sierra Leona, 22 de Brimania, 23 de Costa de Marfil y 302 de Cachemira.

Más información en el periódico CANARIAS7