Los homosexuales, cada vez más visibles en la política

25/04/2009

Los homosexuales son cada vez más visibles en la política y muchos de los partidos han creado grupos específicos gay, aunque en otros no han salido aún del armario.

Esta semana se cumple el cuarto aniversario desde que la primera votación a favor de la ley de matrimonio homosexual en el Congreso pusiera a los derechos de los homosexuales en primera plana política.

La fuerte oposición a esta ley por parte de algunas formaciones, como PP y Unió Democrática de Catalunya, se plasmó en un veto del Senado que la Cámara Baja levantó en una segunda votación gracias al respaldo de PSOE, IU-ICV, Coalición Canaria, PNV, ERC y el Grupo Mixto, mientras que CiU y PNV dejaron libertad de voto a sus parlamentarios.

Aunque en el PP se escucharon voces en contra de la línea marcada por el partido -como la de la ex ministra de Sanidad, Celia Villalobos, quien mostró su respaldo a la ley en ambas consultas en el Congreso- éstas reivindicaciones a favor de los derechos de los homosexuales nunca se han concretado con la creación de un grupo oficial del colectivo dentro del PP.

De hecho, dos organizaciones, el "Colectivo de gays y lesbianas del PP" -liderado por un militante sin cargo en el partido, Javier Gómez- y la "Plataforma Popular Gay" han intentado ocupar este espacio sin éxito.

Tampoco hay ningún grupo gay en el más novel de los partidos consultados, UPyD, desde donde aseguran en declaraciones a EFE que esto se debe a que "no tienden a hacer separaciones".

Por el contrario, en el PSOE sí existen organizaciones de este tipo, como el Grupo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB). Además, el secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del partido, Pedro Zerolo, se ha convertido en un símbolo de la homosexualidad en política.

Juventudes Socialistas también tiene en marcha un proyecto para dar a luz a su propio grupo nacional, mientras que algunas agrupaciones ya cuentan con uno en el ámbito local, como la madrileña "La Fusta Roja" de la que su vicecoordinador, Francisco Pastor, destaca que aporta "un espíritu rebelde" y una sensibilidad joven a la perspectiva del colectivo.

"ALEAS", siglas del Área de Libertad Expresión Afectivo-Sexual, es el nombre del grupo LGTB de Izquierda Unida, el que se encarga de las cuestiones que afectan al colectivo gay y sus reivindicaciones en materia de derechos y libertades o sus preocupaciones, como la salud, la lucha contra la homofobia.

También los partidos políticos en Cataluña han creado sus propios grupos de homosexuales. El de CiU, "Convergais", comenzó su andadura hace poco más de un año y uno de sus objetivos es, según explica su portavoz, Jordi Arcarons, la pedagogía dentro del mismo partido "sobre todo fuera de Barcelona".

Ya sea en grupos específicos o integrados dentro del partido, la presencia de los homosexuales en la política se sigue desarrollando y asentando. Y es que, para Arcarons, aún "hace falta mucha acción política" en materia de los derechos de este colectivo.