Los fraudes relacionados con el turismo resurgen

20/09/2010

Los fraudes relacionados con la venta de productos turísticos comienzan a resurgir en Canarias. En el último año, se han detectado «44 negocios ilegales», entre clubes de descuento que nunca cumplen lo que prometen, o chiringuitos dedicados a la reventa ficticia de habitaciones a tiempo compartido.

 

Pocos destinos europeos pueden presumir de atraer cada año a cerca de 10 millones de turistas. Y esas suculentas estadísticas no han pasado desapercibidas para los estafadores que vieron en Canarias un paraíso para desarrollar sus turbios negocios.
Florecieron así los clubes de descuento de vacaciones, unos negocios «fraudulentos» que llegaron a invadir las zonas turísticas más importantes con tiqueteros, los encargados a captar turistas extranjeros para venderles productos turísticos (alojamientos y billetes de avión) con descuentos de hasta un 70%. El cliente debe pagar entre 2.000 y 20.000 euros para afiliarse a estos clubes (dependiendo del tiempo que contrate, para beneficiarse del acceso a estas rebajas, que al final no encuentran en ningún lado.
En el sur de Gran Canaria «se llegaron a contabilizar al centenar de estos comerciales, y en Tenerife hasta a 120.» La intervención de la policía, la implicación de las instituciones públicas y el trabajo de la organización europea de tiempo compartido (RDO por sus siglas en inglés), dieron luego sus frutos, y hasta la primavera pasada, el cáncer parecía prácticamente estirpado.
Alberto García, que lidera el proyecto Enforcement project (proyecto para el cumplimiento de la ley) puesto en marcha por la RDO en 2007, explica que desde entonces, gracias a las investigaciones de su equipo y a su estrecha colaboración con la policía, la justicia ha actuado «contra cerca de un centenar de empresas sospechosas».
Esta colaboración permitió reducir «de 23 a dos estos clubes de descuentos» (uno en Gran Canaria y otro en Tenerife).
En los últimos meses, García ha detectado «un repunte de esta actividad, y otras como la reventa de semanas en tiempo compartido». En el último año han alertado a la Policía de la existencia de «44 negocios presuntamente fraudulentos». «Seis de estas empresas siguen actuando como clubes de descuentos, cinco en Tenerife y uno en Gran Canaria, concretamente en Arguineguín. Este último ha abierto una oficina en Oslo y otra en Tenerife». «Detrás siempre están los mismos. Les cierran un chiringuito y lo vuelven a abrir con otro nombre», explica García.
«Lo verdaderamente alarmante es que están volviendo a operar los chorizos de hace 20 años, viejos conocidos por la justicia, y las administraciones públicas se están relajando», advierte García. Las fuentes consultadas coinciden en la «agresividad» con la que intentan vender sus productos los tiqueteros. Muchos clientes denuncian, además, haber sufrido «coacciones» cuando intentan desligarse del club.
El máximo responsable de Enforcement project afirma que hasta que se cubra el vacío legal respecto a estas actividades, la forma más efectiva de luchar contra ellas es actuar por la vía civil. La vía penal sólo es posible cuando un negocio fraudulento acumula muchas reclamaciones».