Los farmacéuticos acogen con preocupación la propuesta del Gobierno

Los farmacéuticos de Las Palmas de Gran Canaria acogen con "preocupación" y "un gran cabreo" la propuesta del Servicio Canario de Salud (SCS) sobre el pago de la factura farmacéutica.

El Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas celebró este jueves por la noche una asamblea para informar de la propuesta del Gobierno.

En síntesis el acuerdo anunciado este jueves por Sanidad es el siguiente: el SCS ingresa ya cinco millones de euros a cada uno de los dos colegios canarios con cargo a la factura de agosto, lo que representa alrededor de un 27% de lo que se debe por los medicamentos dispensados ese mes.

La deuda de los meses de junio y julio se pagará el 31 de enero de 2013. Con este compromiso, el SCS espera que los farmacéuticos puedan obtener liquidez de los bancos.

Para el resto del año 2012 (lo que queda de agosto, septiembre, octubre y noviembre, porque diciembre se paga en enero) se está a la expectativa de que la Comunidad Autónoma utilice fórmulas como el fondo de liquidez estatal.

Distintas fuentes asistentes a la asamblea de este jueves confirman que hay "un gran cabreo" porque "te dan diez millones para los dos colegios cuando te deben 100 millones de euros".

Otras destacan la expectativa que crea el calendario de pagos, y todas hablan de "gran preocupación".

"La gente está fatal, preocupadísima, cabreadísima", señala un profesional.

"Hay problemas de suministro seguro, ya empieza a haber medicamentos que faltan. Ya no tenemos grandes stocks en las farmacias, los tenemos al mínimo".

Las oficinas han optado por no almacenar fármacos de poca demanda.

"Si me lo piden, les digo que vuelvan por la tarde y los pido a la cooperativa sobre la marcha", agrega.

El problema se agravará, destacaron las fuentes, cuando sea la cooperativa la que quede desabastecida, porque los medicamentos tardan dos meses en llegar a Canarias.

Entre los titulares de las oficinas de farmacia de Canarias hay casos límite. Se sabe de que al menos una farmacia de la provincia de Las Palmas está sometida a un concurso de acreedores (procedimiento judicial para paliar los efectos de una quiebra).

Otras oficinas han agotado todos los aplazamientos de pago posibles con la cooperativa y tiene el suministro limitado. Ya no les fía medicamentos.